Muere en una reyerta en Barcelona el más conocido rapero dominicano

Leonardo Michael Flores Ozuna, rapero de la República Dominicana. /
Leonardo Michael Flores Ozuna, rapero de la República Dominicana.

'Monkey Black' fue apuñalado a la salida de un bar de Sant Adrià de Besós tras discutir con dos personas

CRISTIAN REINOBARCELONA

'Monkey Black', el más conocido rapero de la República Dominicana y uno de los músicos de este género más populares en Latinoamérica, falleció la noche del miércoles en Barcelona después de recibir varias puñaladas durante una reyerta a la salida de un bar.

Los hechos, según explicaron los Mossos d'Esquadra, tuvieron lugar sobre las 21.20 horas cerca de un local nocturno de la calle Onze de Setembre de la localidad barcelonesa de Sant Adrià de Besòs. Leonardo Michael Flores Ozuna, de 27 años, que así se llamaba el músico, entabló una violenta discusión con, al menos, dos personas. El motivo de la disputa sigue siendo una incógnita.

En un momento dado, sus interlocutores sacaron armas blancas y apuñalaron al dominicano. 'Monkey Black' recibió no menos de siete heridas. La víctima no falleció de inmediato; todavía pudo andar unos 20 metros para pedir ayuda antes de desplomarse. Los servicios de emergencia no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Los dos agresores se dieron a la fuga, pero dejaron objetos olvidados en el local en el que se originó la discusión. La Policía autonómica cree conocer su identidad y se mostró convencida de poder detenerlos.

Conmoción

La noticia del asesinato de 'Monkey Black', cuya carrera comenzó en 2006, corrió como la pólvora por la comunidad latina de Barcelona. Flores y velas aparecieron en el lugar donde fue apuñalado el músico, quien había contraído matrimonio en Cataluña y residía en esa comunidad desde hace varios años.

Pero la conmoción fue mayor más en su país natal. Un diario dominicano, 'El Nacional', aseguró en su web que el rapero fue asesinado por un grupo de gitanos por un asunto de drogas, extremo no confirmado por los responsables de la investigación.

El luto en República Dominicana llegó al Gobierno. El ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, mostró su pesar. «Lamentamos la muerte de ese joven, como la de cualquier otro dominicano o persona que muera en circunstancias similares», dijo Rodríguez.