Tres talentos vascos en el corazón de BMW

Joana, Eneko y Laura frente a la sede central de BMW en Múnich/
Joana, Eneko y Laura frente a la sede central de BMW en Múnich

Eneko Pintado, Joana Arrizabalaga y Laura Alzola participan en el programa '¿Te gusta aprender?' con el que la multinacional bávara ayuda a estudiantes de toda España en su inserción laboral

SERGIO EGUÍA

Laura, Eneko y Joana llevan nueve meses en el corazón de BMW en Múnich. Son tres de los 27 participantes de la primera edición del programa '¿Te gusta aprender?', que la multinacional bávara puso en marcha el año pasado para ayudar en la inserción laboral de los jóvenes españoles. En Alemania, resulta muy difícil entender que, con el nivel de formación que existe en nuestro país, se registren tasas de paro superiores al 50% entre quienes acaban de terminar sus estudios. En España también. Pero esa es otra historia.

Joana Arrizabalaga (25), Eneko Pintado (24), ambos de San Sebastián, y Laura Alzola (22), de Vitoria, trabajan mientras se siguen formando en esta suerte de centro de alto rendimiento con el que BMW no busca fichar talentos. Su plan consiste en preparar a profesionales para que, cuando acabe el programa en octubre y ya estén de vuelta en España, puedan hallar un resquicio en las puertas de un mercado laboral que parece cerrado a cal y canto por más que los jóvenes españoles no se cansen de llamar con insistencia. Y si a estos tres jóvenes vascos, elegidos para viajar a Múnich entre más de 5.500 solicitudes, les cuesta colocarse... Algo falla.

Ante un panorama tan desolador, iniciativas como la de BMW -sus responsables garantizan que en 2015 se convocará una segunda edición- tratan de poner su grano de arena para revertir una situación tan ilógica como perjudicial para el desarrollo económico del país. Así que si estas acabando tus estudios (FP o Universidad) y atisbas que no tendrás empleo en los próximos meses la segunda edición del '¿Te gusta aprender?' te espera con los brazos abiertos. Las nuevas bases aún no están cerradas, pero los requisitos mínimos son fáciles de prever: haber terminado los estudios y encontrarse en el paro. Se pide un nivel mínimo de alemán (B1) y saber inglés, pero eso para la juventud actual no debería ser insalvable.

La experiencia no puede ser mejor, celebran los tres jóvenes vascos, con quienes ha estado hablando elcorreo.com. A nadie se le escapa la oportunidad profesional que BMW ofrece, pero más allá de la cuantía de los ingresos -la primera ventaja que a muchos se les viene a la cabeza cuando se plantean ir a trabajar a Alemania- estos aprendices destacan la calidad de vida. La forma en la que te sientes valorado aquí es más importante que el sueldo, apunta Laura Alzola. Lógicamente, tenemos una paga que nos permite vivir sin tener que recurrir a la ayuda de los nuestros padres, pero lo más interesante es la formación a la que tenemos acceso y la forma en la que aquí se hacen las cosas.

Joana ahonda en esa misma visión. Más allá de este programa beca, BMW es un estandarte con el que plantarse después en el mercado laboral. Es una ocasión perfecta para venderse como marca personal. Sobre todo porque los 27 seleccionados para 'Te gusta aprender' lo fuimos entre más de 5.500 personas y eso debe decir algo.

Seguramente el becado que mejor ilustra lo que es el programa, que entronca directamente en el modelo de educación dual escuela-empresa del país centroeuropeo, es Eneko. Este donostiarra es el único que no ha pasado por la universidad. Tras completar un Grado Superior en Mecatrónica completa sus estudios en la fábrica de montaje de BMW en Múnich. Allím se producen las series 3 y 4 de los vehículos de la marca arlequinada. Él es el que más ha tenido que luchar con el idioma y aún cuando ya logra manejarse con soltura -y en la planta es imprescindible porque no se usa el inglés como en oficinas- sigue invirtiendo el tiempo libre para ir a clases particulares.

En producción es quizá donde más se notan las grandes diferencias con España. Trabajamos 35 horas de lunes a jueves. Incluso hay compañeros que por necesidad familiar, por conciliación al tener hijos pequeños, trabajan solo tres días sin que su salario se resienta. Una vez más, calidad de vida. Porque lo de los salarios elevados es engañoso, apunta Eneko. Se cobra más, sí, pero las retenciones son mucho más elevadas que en casa. Así que el disponible no se diferencia tanto. Hay muchísima mejor cobertura social para las familias y los pensionistas, pero eso a los jóvenes nos queda lejos.

Coaching para encontrar empleo

¿y después de la beca?

Una vez finalizado el programa, los aprendices deberán volver a sus lugares de origen. En principio, la iniciativa, que incluye también un Master, no está pensado para lograr nuevos empleados para BMW. No obstante, en la filial española de la multinacional no creen que 'Te gusta aprender' deba terminar tras los 12 meses de las prácticas remuneradas. Queremos seguir ayudando a los talentos que no encuentren trabajo y por eso les acompañaremos en esa búsqueda mediante el coaching necesario en la elaboración de un curriculum atractivo o acercándoles a las ofertas laborales que pueda haber en el sector tanto entre compañías que trabajan con nosotros como en la competencia., apunta José Amoretti-Cordova, responsable de Recursos Humanos de BMW España.

Y es que cuando los 'talentos' (así se refiere BMW a este grupo de 27 españoles que convive con los otros 3.900 aprendices alemanes que cada año pasan por la compañía) relatan su experiencia da la sensación de que Múnich, más que a dos horas de avión, se encuentre en otro planeta. Uno de los primeros días en la ciudad, uno de los compañeros se dejó la mochila en el tranvía, recuerdan a coro. Todavía ni había sacado las cosas que trajo dentro desde España: el portátil, la cámara de fotos, móvil... hasta llevaba bastante efectivo en la cartera por los posibles imprevistos del primer día. Fuimos a la estación central, a objetos perdidos, a ver si sonaba la flauta. Sonó. Un señor encontró la bolsa, vio lo que había dentro y para que no se perdiera por ahí entregó todo a las autoridades. Hasta el dinero seguía dentro de la cartera. Nos pareció increíble. Lo dicho, otro planeta.