1.518 estudiantes vascos acuden a la convocatoria extraordinariade Selectividad

Sólo 193 jóvenes suspendieron la Selectividad en Euskadi en junio, cuando se presentaron 9.363

MAITE REIZABAL

«Ningún cerebro humano es mejor que otro al nacer, en cualquier rincón del mundo». Así comienza el artículo 'Diáspora' de Manuel Vicent, texto a comentar en el primer examen de la convocatoria extraordinaria de Selectividad, el de Lengua Castellana y Literatura. Haciendo uso de ese cerebro, «la única energía realmente sostenible, renovable e inagotable», y de los conocimientos adquiridos a lo largo del Bachillerato, 1.518 estudiantes vascos se enfrentan desde ayer y hasta mañana a la Prueba de Acceso a la Universidad.

El objetivo de los alumnos es subir nota o simplemente aprobar. Es el caso de Jon Irizar, por ejemplo, que ya está aceptado en el Grado de Liderazgo, Emprendedor e Innovación de la Universidad de Mondragón, o de Libe Hernandes, que quiere estudiar el grado de Educación Infantil en Salamanca. «Los que vienen ahora la nota no les vale mucho, porque están a la cola de aquellos que se han examinado en junio o ya han tenido que pasar por una prueba en el caso de las universidades privadas», dice Asun Prada, profesora de la ikastola Manuel de Larramendi. Los que buscan elevar su nota pretenden acceder a la carrera que les gusta el año que viene. «Hay gente que prefiere esperar ese tiempo para estudiar lo que quiere», explica.

Nervios

«En esta convocatoria extraordinaria el grado de presión es menor, porque normalmente el aprobar la Selectividad no es difícil», dice Prada. Los datos avalan sus palabras, dado que sólo 193 jóvenes suspendieron la Selectividad en Euskadi en junio, cuando se presentaron 9.363. A pesar de que no tienen demasiada presión, el punto de nerviosismo está ahí. «Con el primer examen vienen todos los nervios, pero una vez sales de él te sientes mucho más tranquila», dice Hegoa Sánchez tras acabar el examen de Lengua. Sin embargo, también se asoman lágrimas entre otras compañeras.

Tras un descanso, a algunos les tocó lidiar con Wittgenstein u Ortega y Gasset, y a otros con las Guerras Carlistas, la Constitución de 1978, el franquismo o un texto de 1893 acerca del librecambismo y el proteccionismo, dependiendo del examen escogido. O, lo que es lo mismo, algunos se examinaron de Filosofía mientras otros lo hacían de Historia. Durante la tarde de ayer y a lo largo del día de hoy, se examinarán de las asignaturas libres, y finalmente mañana lo harán de Lengua Vasca y Literatura, Lengua extranjera y Dibujo Artístico, si así lo han solicitado.