La implantación de la Lomce costará 964 millones hasta 2017

José Ignacio Wert. /
José Ignacio Wert.

El Gobierno negociará con las comunidades qué parte de los 400 millones anuales que cuesta la consolidación de la reforma deberá salir de las arcas regionales

DANIEL ROLDÁNMadrid

Era la Comisión de Educación en el Congreso de los Diputados, aunque se ha parecido más a una reunión económica. José Ignacio Wert ha explicado esta mañana la evolución de su programa estrella de esta legislatura, la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), su implantación y el coste que va a tener a todas las arcas públicas. El ministro de Educación ha desvelado que la "senda de financiación" de la Lomce será de 964 millones hasta 2017. De esta cantidad que servirá para la implantación de la polémica reforma, 614 millones provienen de las ayudas del Fondo Social Europeo y el resto de de los fondos del Gobierno central.

Wert ha adelantado estas cifras que presentará en la Conferencia Sectorial con las comunidades el próximo lunes y dónde también se tratará un asunto más espinoso: cómo se va a pagar la consolidación de la Lomce, entre los años 2017 y 2020. El ministro ha señalado que son 1.200 años para este trienio, unos 400 millones anuales que deberán pagarse a través de "ayudas y cofinanciación". Es decir, habrá que debatir con las comunidades autónomas qué parte tendrán que abonar de esa cantidad, unas negociaciones que se esperan peliagudas en una negociación posterior en una reunión de Política Fiscal y Financiera. En su prolija explicación, el ministro ha destacado que la implantación de la nueva Formación Profesional Básica, una de las medidas más destacadas de la Lomce, ha sido muy "positiva" tanto desde el mundo educativo como laboral porque puede evitar los problemas de abandono escolar temprano.

El titular de Educación también ha tocado otros polémicos temas, como el de las becas. Ha asegurado que la partida presupuestaria ha aumentado hasta los 1.411 millones y hay más beneficiarios "que nunca". Wert ha indicado que unos 823.000 alumnos se benefician de alguna ayuda: 316.500 son universitarios, 322.100 son no universitarios de la convocatoria general, 75.200 becas son para alumnos con necesidades educativas especiales y 110.000 se tratan de ayudas para la compensación de tasas a las familias numerosas.

Tasas

El ministro también ha admitido que la subida de tasas universitarias, que trajo consigo las protestas del mundo académico y los estudiantes, debe ser objeto de "una reflexión" por culpa de las desigualdades que se han producido en las comunidades autónomas, ya que los precios de los créditos pueden varias entre un 15% y el 25%. Así, el crédito medio cuesta en Galicia 11,9 euros frente a los 33 euros de Cataluña, según ha destacado el ministro de Educación. No obstante, ha aclarado que no se está produciendo un trasvase masivo de estudiantes de una a otra región.

Asimismo, ha destacado la necesidad de cambiar la configuración de los grados y másteres conforme al plan Bolonia. Mientras la mayor parte de los países optó por tres años de grado y dos de máster, España -junto a Chipre, Turquía y Eslovenia- decidió aplicar cuatro años más uno de máster. "A juicio de muchos impide la internacionalización", ha aseverado el ministro, quien ha recalcado que está "en manos de las universidades" aplicar el modelo generalizado.