Vitoria dice adiós a un hombre de paz, «recto y bueno»

Miguel Asurmendi durante un oficio en Vitoria/
Miguel Asurmendi durante un oficio en Vitoria

Miguel Asurmendi, obispo emérito de la diócesis vitoriana, que gobernó la Iglesia alavesa desde 1995, ha fallecido en Pamplona, a los 76 años

FRANCISCO GÓNGORA

Miguel Asurmendi, obispo emérito de Vitoria, falleció este martes en Pamplona, a los 76 años de edad, a causa de un infarto, según ha podido confirmar EL CORREO. La noticia ha sorprendido y conmocionado a la comunidad religiosa alavesa ya que el prelado ha estado al frente de la Diócesis de este Territorio hasta la llegada de Juan Carlos Elizalde, el pasado marzo.

Los actos de despedida al prelado se iniciaron en la tarde de este miércoles con la instalación de la capilla ardiente en la catedral de María Inmaculada. El funeral, en cambio, se celebrará este jueves (18 horas) en la catedral de Santa María, cuya recuperación para el culto impulsó el propio Asurmendi. La reinauguración del templo medieval de Vitoria fue su último acto oficial como obispo vitoriano. Tras el servicio religioso será enterrado en la cripta de los Obispos, «como manifestó en varias ocasiones que era su deseo, descansar en la que fue la Diócesis a la que sirvió durante más de 20 años», ha señalado la propia Diócesis en un comunicado oficial en el que lamenta la pérdida.

El actual prelado de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, sacerdotes y fieles de la diócesis, han visitado la capilla con los restos mortales del que fuera obispo de Vitoria, instalada a los pies del altar de la conocida como catedral nueva de la capital alavesa. Este jueves seguirá abierta, según han confirmado fuentes del Obispado de Vitoria, hasta que por la tarde, a las 18.00 horas, se oficie el funeral en la catedral vieja.

Por el momento han confirmado su asistencia a la misa en recuerdo de Asurmendi el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez; el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez; el de Barcelona, Juan José Omella; y el obispo de Huesca y Jaca, Julián Ruiz Martorell. También acudirán autoridades locales y provinciales, aunque el listado aún no está cerrado y podrían sumarse más obispos procedentes de otros puntos de España.

Asurmendi, nacido en Pamplona en 1940, renunció con el cumplimiento de los 75 años a su puesto al frente de la Iglesia alavesa al que llegó en el año 1995. No fue, no obstante, hasta este pasado marzo cuando el también navarro, Elizalde, le sustituyó formalmente en un destino que se había conocido el día de Reyes.

Su Pamplona natal también celebrará un funeral el próximo viernes día 12 a las 20:00 horas en la catedral Santa María de Pamplona, ha señalado hoy en un comunicado el Arzobispado de Pamplona-Tudela.

Las muestras de dolor han llegado desde diferentes lugares y personas. Así, Juan María Uriarte, obispo emértido de San Sebastián, coincidió con Miguel Asurmendi como máximos responsables, respectivamente, de las diócesis de San Sebastián y de Vitoria. Mantenía con él, por lo tanto, una «estrecha relación». El actual obispo emérito de la capital donostiarra destacaba este miércoles de Asurmendi que ha sido un religioso «recto y bueno. Se adaptó bien a la situación del País Vasco». Uriarte recordaba también que el prelado fallecido «conectó muy bien con don Ricardo Blázquez -cuando el actual presidente de la Conferencia Episcopal Española fue obispo de Bilbao (1995-2010)- y conmigo. Le preocupaba la paz y la fe de Euskadi».

El actual obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, también ha lamentado el fallecimiento del obispo emérito de Vitoria y ha trasladado su «más sentido pésame» a la familia. Además, Munilla ha puesto en valor el «testimonio de fidelidad» del que fuera prelado de la Diócesis de Vitoria durante más de 20 años. Por su parte, el obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha destacado la preocupación de Asurmendi por «fomentar la paz y la reconciliación». En un comunicado, Iceta recuerda también el «largo y fecundo» servicio de Asurmendi en Vitoria y, de modo particular, su trabajo a favor de las Misiones Diocesanas y «su impulso a tantos proyectos interdiocesanos». «Fue un hombre de profunda fe y criterios ponderados», afirma Iceta.

Profesor de piano

Asurmendi realizó sus primeros estudios universitarios en el año 1960 en la carrera de Magisterio. Siete años más tarde en el 1967, comenzó sus estudios eclesiásticos en el Seminario Salesiano de Barcelona, entrando en la congregación religiosa Pía Sociedad de San Francisco de Sales (Salesianos), donde fue ordenado sacerdote el día 5 de marzo de 1967. Un año más tarde en el 1968, trabajó como profesor de piano en el Conservatorio de Valencia, y en el año 1969 se trasladó a Italia donde se licenció en Filosofía por la Universidad Pontificia Salesiana de la ciudad de Roma, regresando a España a los dos años donde tuvo que terminar la carrera universitaria en la Universidad de Valencia en el año 1973.

Urtaran: «Mantuvo una relación próxima y cercana con Vitoria»

pésame oficial

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha mostrado sus condolencias por el fallecimiento del que fuera obispo de la capital alavesa durante 21 años, Miguel Asurmendi, con el que según ha recordado el consistorio ha mantenido una relación «próxima y cercana»

También el grupo municipal del Partido Popular ha enviado su pésame en una nota de prensa en la que asegura que la muerte de Asurmendi supone «la pérdida de un hombre de profunda reflexión y extensa formación, que tuvo un papel importante» en la unidad de las comunidades parroquiales en la capital alavesa.

Durante esos años entre 1972 y 1978 fue nombrado Director de Escuela Profesional Salesiana de Zaragoza y entre este tiempo desde 1975 a 1978 fue también Delegado Regional de la Federación Española de Religiosos de Enseñanza, hasta que en este último año fue el Director de la Comunidad Salesiana formadora de estudiantes de Filosofía de Valencia hasta el 1983, durante este periodo fue Secretario de la Conferencia Española de Religiosos en Valencia entre 1980 y 1983, que pasó a ser Inspector Provincias de la Inspectoría Salesiana de Valencia hasta 1990.

El día 27 de julio del año 1990, el papa Juan Pablo II le nombró como obispo de la Diócesis de Tarazona. Cinco años más tarde, el día 8 de septiembre del año 1995, el papa Juan Pablo II lo nombró como nuevo obispo de la Diócesis de Vitoria, tomando posesión del cargo en la diócesis el día 4 de noviembre del mismo año, donde sucedió al anterior obispo José María Larrauri Lafuente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos