El Correo

Fallece el opispo alavés Luis María Perez de Onraíta

Luis María Pérez de Onraíta.
Luis María Pérez de Onraíta. / E.C.
  • El prelado, que ha muerto a los 82 años, era doctor en Ciencias Sociales y Licenciado en Filosofía, en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino en Roma

El prelado alavés Luis María Pérez de Onraíta, obispo emérito de la diócesis de Malanje, en Angola, falleció este viernes a los 82 años, según informó el Obispado de Bilbao. El titular de la diócesis de Vitoria, Miguel Asurmendi, oficiará un funeral en fecha todavía no especificada.

Luis María Pérez de Onraita Aguirre nació en Gauna (Álava), el 12 abril de 1933, en el seno de una familia con un gran número de religiosos. De los diez hermanos que eran, cuatro fueron sacerdotes, una hermana fue misionera y falleció en la selva de Perú y otra hermana fue religiosa de clausura en un monasterio de hermanas carmelitas.

Era doctor en Ciencias Sociales y Licenciado en Filosofía, en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino en Roma. El 11 de agosto de 1957 fue ordenado sacerdote, y llegó a Angola como misionero de las Misiones Diocesanas Vascas, el 16 de octubre de 1959. En la Diócesis de Malanje, fundó la Misión de Cuale y la Parroquia de Nuestra Señora de Fátima-Maxinde, en la cual fue el primer párroco. Fue nombrado Obispo Coadjutor de Malanje el 10 de marzo de 1996. Con motivo de su consagración episcopal, en 1996, monseñor Carmelo Echenagusia, obispo auxiliar de Bilbao y responsable de Misiones visitó Luanda y Malanje. "Una visita a estas misiones - dijo a su regreso- es un valor inmenso para el que la realiza".

En 2001, monseñor Pérez de Onraita recibió el Premio al Cooperante Vasco, otorgado por el Gobierno Vasco. Durante los años difíciles de la Guerra de Angola, que la que fue bombardeado el Obispado de Malanje, permaneció al lado del pueblo y fue testigo de la paz definitiva en 2002, tras la muerte del líder de UNITA, Jonas Savimbi. Los últimos diez años de su episcopado los dedicó a reconstruir todo lo que la guerra había destruido, principalmente capillas y escuelas. En la Conferencia de los Obispos de Angola y Santo Tomé, fue presidente de la Comisión para la Salud.

El 12 de abril de 2011 fue nombrado primer Arzobispo de la Archidiócesis de Malanje. En el año 2012 cedió el testigo al actual arzobispo de Malanje, Benedito Roberto, y los años de su jubilación, mientras su salud lo ha permitido, los ha querido dedicar a servir a la que ha sido siempre su casa, el pueblo de Malanje.

Monseñor Mario Iceta, obispo delegado de Misiones Diocesanas Vascas, ha destacado que el prelado fallecido tuvo "una vida totalmente dedicada a la misión, con Dios en su corazón, con la sonrisa en sus labios, con sus pies recorriendo sin cansarse los caminos infinitos de Angola y con sus manos y palabras al servicio totalmente entregado a los más pobres".