Los adolescentes sin acceso a las redes sociales están marginados, dice un estudio

Sus autores alertan de que las diferencias económicas pueden sustituir al salto generacional como causa de la brecha digital

EDURNE MARTÍNEZmadrid

Los adolescentes que no tengan WhatsApp o un servicio de mensajería similar pueden quedarse sin amigos. El estudio Jóvenes y comunicación: la impronta de lo virtual que ha realizado el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud asegura que los chavales que no usen las redes sociales quedarán fuera de un grupo que se autogestiona y organiza a partir de la tecnología. «Si un chico no está integrado en las redes sociales, incluso si no lo está en tiempo real, correrá el riesgo de perder oportunidades también en sus relaciones personales», aseguró Eusebio Megías, director técnico de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD).

A pesar de estos resultados, Megías negó que el informe lleve a un rechazo de las redes sociales. «Ocurre lo mismo en la vida real», afirmó. «Por ejemplo, un chico quedará igual de marginado si no se le incluye en el grupo de WhatsApp de clase que si no pertenece al grupo que siempre sale de fiesta o va al cine».

Respecto a la dependencia de los jóvenes a las nuevas tecnologías, el director técnico de la FAD explicó que, aunque es un tema que suele preocupar mucho, «es algo propio del tiempo en el que se vive», por lo que «no hay que exagerar». Lo importante, añadió, es aprender las reglas y normas. Por ello es necesaria una «alfabetización digital». Esto supone que las familias y las escuelas enseñen a los niños el nuevo lenguaje que se establece con las nuevas tecnologías, que «es muy complejo y está en constante cambio».

Además, el informe señala que los grupos que no pueden acceder a estas tecnologías por falta de recursos corren un mayor riesgo de exclusión social que antes. «Puede ocurrir que la brecha digital en unos años no sea por la edad sino por recursos económicos», explicó Megías. Según destacó, el 94,5% de los jóvenes utilizó Internet al menos una vez a la semana en los últimos tres meses, frente al 65% de la población general. También apuntó que los jóvenes europeos usan más Internet (85%) que la televisión (77%).