Ramiro González, nuevo diputado general de Álava con el apoyo del PSE

Ramiro González, a la derecha, abandona el salón de plenos con el presidente de las Juntas, Pedro Elosegi. /
Ramiro González, a la derecha, abandona el salón de plenos con el presidente de las Juntas, Pedro Elosegi.

El candidato nacionalista no logra el respaldo adicional de ningún otro partido y marca como prioridades de su mandato la recuperación económica, el empleo y la calidad de los servicios públicos y sociales

MARÍA REGO

Ramiro González se ha convertido este martes en el nuevo diputado general de Álava, al recabar los apoyos de su propio partido y del PSE, que han sumado 18 escaños frente al único voto que ha cosechado el candidato de Irabazi, segundo aspirante en la sesión de investidura. El resto de los procuradores, 32, han votado en blanco. González ha sido elegido en segunda votación, dado que en la primera no ha sumado mayoría absoluta.

EH Bildu, tercera fuerza en Álava, ha cumplido su compromiso de no entorpecer la investidura de Ramiro González y se ha abstenido pero los abertzales han recordado a González que gobernará en una posición de "debilidad", con el apoyo de un tercio de la cámara.

Javier de Andrés (PP) ha utilizado el mismo adjetivo para describir al nuevo gobierno foral pero Ramiro González lo ha negado y ha hecho un llamamiento al acuerdo con el resto de grupos después de ver puntos de encuentro con todos, incluso con el PP. El diputado general de Álava saliente ha advertido a González de que ha "dinamitado" los puentes que ahora quiere tender y ha criticado que utilice "guante de seda" con EH Bildu y el "zapatazo" con "la primera fuerza".

Un programa "pegado al territorio

En su turno de intervención, el aspirante nacionalista, que toma así el relevo de De Andrés, ha presentado un programa para el territorio "pegado a la realidad", según ha enfatizado. González, ha puesto en valor el acuerdo alcanzado con el PSE para gobernar la institución foral, aunque ha ofrecido al todo el resto de grupos de la Cámara su "plena disposición" para trabar acuerdos y "trabajar juntos". Durante su intervención en el pleno de investidura, ha reconocido que los 13 junteros del PNV y los 5 del PSE están lejos de la mayoría absoluta, lo que va a obligar a una continua búsqueda de acuerdos y ha confiado en la "responsabilidad" de los partidos de la Cámara foral para poner los intereses de Álava "por encima de todo".

Con la designación de González, el PNV cierra el círculo de recuperación del poder político en Álava y alcanzará una cuota de dominio institucional de la que carecía en el territorio desde 1999, último año de los sucesivos mandatos de José Ángel Cuerda en Vitoria. Además, pone broche a la hegemonía peneuvista, que así gobierna en todos los territorios (mañana se elegirá el diputado general de Bizkaia, también del PNV) y las tres capitales vascas pese a que ni en Álava no en Vitoria fue la lista más votada.

La recuperación de la economía, la generación de empleo, el restablecimiento de la calidad de los servicios públicos y de los servicios sociales y la búsqueda del equilibrio territorial son los tres grandes retos de González para los próximos cuatro años, según ha desgranado en la tribuna. Para ello ha abogado por profundizar en los cauces de participación de la ciudadanía, la mejora de la transparencia de la institución, la lucha contra la corrupción, la colaboración interinstitucional o el combate contra el fraude fiscal.

El candidato nacionalista ha prometido relanzar la industria alavesa con un acuerdo entre las fuerzas políticas, las instituciones, empresarios y agentes sociales y para ello convocará una Mesa para la recuperación económica y el empleo y aprobará un plan de apoyo industrial. "Se trata de establecer un plan estratégico de los sectores productivos tractores de la economía alavesa, entre ellos el automovilístico, logístico, energético, aeronáutico y de maquinaria herramienta y tubo", ha concretado.

En un plazo breve, si es elegido diputado general, González se ha comprometido a remitir a las Juntas un proyecto de norma foral para dar solución al incremento "absolutamente desproporcionado" del Impuesto de Actividades Económicas (41%) aprobado por el Ayuntamiento de Vitoria durante la anterior legislatura. Este proyecto permitiría a todos los ayuntamientos alaveses establecer una bonificación en este impuesto durante el actual ejercicio. También ha asegurado que implantará un programa de captación y mantenimiento del talento para personas con alta cualificación y un servicio centralizado de emprendimiento y gestión empresarial.

Estación intermodal en Júndiz

González ha puesto en valor el acuerdo a nivel de Euskadi entre el PNV y el PSE que permitirá generar estabilidad, fundamental para el desarrollo económico y la fiscalidad. La reforma fiscal aprobada año y medio, ha dicho, seguirá vigente aunque avanzará en la lucha contra el fraude fiscal revisando el actual plan foral e incrementando los recursos humanos. En materia logística impulsará la estación intermodal de mercancías de Júndiz, hará lo posible para recuperar la operatividad del aeropuerto de Foronda las 24 horas del día, el tráfico de pasajeros y el Puesto de Inspección Fronteriza. También defenderá la instalación en el entorno de Foronda de un polígono ligado a la industria aeronáutica, pero de manera gradual, en función de las necesidades reales.

En materia de servicios sociales, ha mostrado su confianza en el modelo público-privado, y ha anunciado un programa de atención personalizada en el domicilio para mayores de 80 años y mejoras de los centros de día y de la residencias. En este sentido, ha adelantado que se convocará una Oferta Pública de Empleo en el Instituto Foral de Bienestar Social y también que diseñará un plan especial contra la violencia machista.

El candidato nacionalista ha asegurado además que su gobierno trabajará para acabar con la situación "incomprensible" del condado burgalés de Treviño para que pueda incorporarse a Álava porque "este anacronismo debe desaparecer cuanto antes". Asimismo ha apostado por ir hacia una denominación propia para el vino de Rioja Alavesa, por desmantelar la central nuclear de Santa María de Garoña y por apoyar económica e institucionalmente el tranvía de Vitoria .

 

Fotos

Vídeos