El Gobierno vasco quiere prohibir el tabaco en los campos de fútbol

Un aficionado del Athletic fumando un puro en San Mamés./
Un aficionado del Athletic fumando un puro en San Mamés.

El Consejo de Gobierno aprobará antes de fin de año el proyecto de Ley de Adicciones para su tramitación posterior en el Parlamento de Vitoria. Su propuesta inicial incluye una disposición que impide fumar en los recintos deportivos al aire libre

VASCO PRESSvitoria

Los fumadores vascos aficionados al fútbol deben empezar a asumir que tendrán que dejar el tabaco en casa cuando vayan a San Mamés, Anoeta o cualquier otro estadio de Euskadi. El Gobierno vasco quiere prohibir fumar en todos los recintos deportivos al aire libre y así lo contempla en el anteproyecto de Ley de Adicciones que iniciará este año su tramitación parlamentaria.

El Departamento de Salud mantuvo a lo largo de los últimos meses varias reuniones con las directivas del Athletic de Bilbao y la Real Sociedad para pedirles que prohíban el consumo de tabaco en sus instalaciones. Esta petición, basada en el argumento de que tabaco y deporte son "incompatibles", ha caído por ahora en saco roto y ninguno de los dos clubes ha colgado voluntariamente el cartel de 'prohibido fumar'.

Esta situación cambiará a medio plazo si el Ejecutivo de Vitoria consigue su objetivo de prohibir por ley fumar en todos los recintos deportivos al aire libre: campos de fútbol, rugby, pistas de atletismo, etc. El Consejo de Gobierno aprobará antes de fin de año el proyecto de Ley de Adicciones para su tramitación posterior en la Cámara de Vitoria y su propuesta inicial incluye una disposición que veta el tabaco en estos recintos.

La legislación vigente prohíbe fumar en los recintos al aire libre cuando los espectáculos van dirigidos a menores y advierte que en el resto de casos "sólo se podrá fumar en el espacio o localidades específicamente habilitados para ello". Esta redacción es lo suficientemente ambigua para poder forzar a los clubes a crear zonas de fumadores y no fumadores, pero también para abrir la mano y considerar que todo el estadio está habilitado. Y esto último ha sido hasta ahora la práctica común de las administraciones públicas.

La ambigüedad desaparece en el texto de la Ley de Adicciones. "Se prohíbe fumar en todos los espacios cerrados y semicerrados de uso público. En particular, se prohíbe fumar en las instalaciones deportivas, incluidas las zonas anejas cerradas, semicerradas y al aire libre", establece con claridad el artículo 41 del anteproyecto sometido desde hace una semana a información y consulta pública.

De viaje con menores

El Athletic, la Real Sociedad y el Eibar no serían en todo caso los primeros clubes de fútbol de Primera División en erradicar el humo del tabaco de sus estadios. El Barcelona comenzó a aplicar la prohibición de fumar en el Nou Camp a principios de 2012 siguiendo la estela de otros grandes clubes europeos como el Arsenal, el Chelsea y el Manchester United en Inglaterra, el Ajax holandés o el Bayer Leverkusen alemán.

Otros equipos españoles están estudiando también declarar sus campos de fútbol libres de humo. La prohibición de fumar en todos los recintos deportivos al aire libre no es la única novedad respecto al consumo de tabaco que contempla la futura Ley de Adicciones. Y es que el texto legal elaborado por el Departamento de Salud y presentado públicamente la pasada semana recoge también la prohibición de fumar en el interior de coches particulares cuando viajen menores de edad.

El Gobierno de Patxi López ya quiso establecer por ley esta prohibición cuando aprobó la reforma de la Ley sobre Prevención, Asistencia e Inserción en materia de Drogodependencias, pero finalmente fue eliminada del proyecto en el trámite parlamentario. El Gobierno del PNV retoma ahora esta iniciativa con la confianza de que el tiempo transcurrido y la sensibilización social en contra del tabaco facilitarán su aprobación.

Por otra parte, y como ya anunció la pasada semana el consejero Jon Darpón, este norma plantea aplicar al cigarrillo electrónico las mismas restricciones que tiene actualmente la venta y consumo de tabaco tradicional. Es decir, propone prohibir su uso en todos los espacios públicos cerrados como bares y restaurantes, con lo cual este producto perdería uno de sus principales atractivos para el público.

El anteproyecto de Ley de Adicciones prevé también medidas dirigidas a reducir el acceso de los menores de edad y jóvenes a bebidas alcohólicas y plantea prohibir la venta de alcohol entre las diez de la noche y las siete de la mañana en todos los establecimientos a excepción de bares, restaurantes y discotecas. Esta prohibición afectaría a las tiendas de alimentación y estaciones de servicio que ofertan alcohol en horario nocturno.