Bocatas, pizzas... La guía Michelin de la noche vitoriana

Los kebabs son uno de los platos más demandados por los trasnochadores/
Los kebabs son uno de los platos más demandados por los trasnochadores

El hambre siempre aprieta a las tres de la madrugada. Desde Pizzas, kebabs, bocadillos o napolitanas hasta pollo asado o tortillas rellenas, la capital alavesa dispone de una generosa oferta cerca de las zonas de fiesta para ese mágico momento en el que cualquier humilde bocado sabe a gloria

IERA AGOTE

Tres de la mañana. Ya te has bebido algún que otro combinado, has bailado La Gozadera alrededor de veinte veces y crees que, llegado este punto, lo mejor que puedes hacer es irte a casa para ser una persona de provecho a la mañana siguiente. Y lo haces, te despides y rechazas cortésmente todas las invitaciones para seguir en la brecha un rato más. Pero tienes hambre. El estómago ruge. Ya hace casi seis horas que has cenado, y entre cubata y perreo se te ha abierto el apetito y no quieres tener que ponerte a imitar a David de Jorge al llegar a casa, mezclando pan con nocilla y berberechos o cualquier otra de sus guarrindongadas.

¿Dónde ir? ¿Qué se puede comer? ¿Hay lugares abiertos de madrugada donde sirvan algo sólido? Estás de suerte, porque Vitoria tiene también una ruta para los hambrientos a deshoras, un pintxopote de pizzas, kebabs y bocadillos para asentar el estómago, empapar el gintónic y convertirte en mejor persona. Coge papel y boli, y apunta estos sitios para el próximo fin de semana. Si conoces otros locales donde llenar la tripa a horas intempestivas puedes compartirlo en los comentarios.

El clásico lomo con queso de 'La Cuesta'

Este diminuto local ubicado en la calle San Francisco, frente a la entrada de la calle Cuchillería, es uno de los lugares más concurridos a la hora de llenar el estomago antes de volver a casa. Sobre las 3 de la mañana, decenas de jóvenes se agolpan en la puerta esperando los bocatas recién hechos, con pan crujiente y caliente, que desaparecen nada más salir del horno. Los más demandados son el de bacon con queso y el de lomo con queso, puros clásicos de la gastronomía de madrugada. Los más golosos no se resisten a la napolitana caliente, hecha al momento y rellena de chocolate humeante, que tiene la capacidad de asentar el estómago al tiempo que permite entrar en calor en las fría noche alavesa. Se pide para llevar, ya que no hay sitio para comerlo dentro. Por algo menos de cuatro euros, llegarás a casa con la tripa llena y listo para dormir hasta que el taladro de tu vecino te despierte a la mañana siguiente.

Una porción de pizza '24 horas'

¿Un poco de pizza después de los cubatas? El local de esta franquicia de pizzas en porciones en la plaza de la Virgen Blanca se encuentra en la entrada de la calle Zapatería y los fines de semana permanece abierto las 24 horas, por lo que te retires a la hora que te retires, la pizza siempre te estará esperando. A 2,5 euros la porción de masa fina y a 2 euros la de masa alta, este local ofrece una gran variedad de pizzas como la ibérica, boloñesa, caprese, pesto mascarpone, carbonara, 5 quesos, hawaii, york queso...Vamos, que si te vas a casa con hambre es porque quieres.

Kebabs

Los kebabs también son un buen manjar para antes de ir a dormir. Habrá quien piense que es demasiado para el cuerpo, pero tras una noche de kalimotxos y de bailes, el estomago necesita reponerse para que la mañana siguiente no sea tan dura. En la calle Diputación el establecimiento Lal Ali y un poco más adelante, en Siervas de Jesús, el local Kebab Gasteiz, son los más concurridos de la zona a altas horas de la noche.

Azkar Ona, de pizzas a pollo asado

Otro local de pizza al corte, o por porciones, es el Azkar Ona, en plena calle Cuchillería. Ofrece comida para llevar o para comer en el propio establecimiento. Lo más demandado son las pizzas, hechas al momento y con masa madre, a un precio de 2,5 euros la porción. También tienen patatas fritas caseras a 2,20 euros y bocatas a 3,50 euros. Para los más hambrientos o para los que van en cuadrilla, pueden hacerse con una tortilla de patatas o con un pollo asado por 8 euros.

Máquinas expendedoras

Otra opción para llenar la tripa es tirar de una de las tantas máquinas 'vending' que hay por diferentes puntos del centro de la ciudad a la espera de los noctámbulos desorientados. Estas máquinas ya no son lo que eran. Antes ofertaban poco más que unas chocolatinas o unos trisquis, pero ahora expenden desde bocadillos hasta hamburguesas, sandwiches o perritos calientes. ¿Dónde encontrarlos? En la calle Prado, en Mateo de Moraza y en la cuesta de San Francisco hay locales con varias máquinas.

La Bilbaína

Para los más fiesteros, esos que en lugar de recenar prefieren directamente sentarse a desayunar, la cafetería La Bilbaina abre sus puertas a las 6 de la mañana en la calle Francia, junto al Artium. Para los que prefieren el dulce, bollería recién horneada, zumo de naranja exprimido en el momento y café. Para los que les tira más lo salado, una barra de pintxos con montaditos tradicionales, pintxos vanguardistas y tortillas rellenas. ¿Quién dijo cama después de este manjar? ¿Hay algún after cerca?