El coche ya está pasado de moda

Desde la original 'Beer bike' hasta los buey-taxi. Estos son algunos de los medios de transporte más curiosos que puedes encontrar en el mundo

CLARA AGUILAR

El coche será el medio de transporte más común, pero no es el único. Lejos de los autobuses y trenes hay todo un mundo de alternativas de lo más originales con las que puedes moverte. Algunas de ellas solo sirven para pasar un buen rato, pero otras son perfectamente válidas para el transporte, así que ¿a qué esperas para probarlos?

Beer Bike

Este curioso híbrido entre una bicicleta multitándem y una barra de bar, circula ya por muchas calles de Europa, aunque no hay que irse hasta Amsterdam o Berlín para encontrarla, basta con ir a Madrid. Aunque parezca un invento imposible, las Beer Bike son muy utilizadas para pasear por la ciudad mientras uno se mantiene hidratado a base de cerveza, porque esa es la gracia. Durante el recorrido, un conductor maneja el motor elécrico, incluído para que los 'ciclistas' no tengan que sudar la gota gorda, los clientes, entre 5 y 12, se montan su propia fiesta mientras recorren las calles con música y a base de darle a los pedales.

Tuk-Tuk

Es un triciclo motorizado muy popular en Asia, destinado al transporte de personas o carga. Son rápidos, son capaces de sortear al resto de vehículos que en ciudades grandes como Bangkok habitualmente viven en un atasco continuo, y sobre todo, son más baratos que un taxi tradicional. Eso sí, no son la forma de viajar más cómoda ni más segura, hay que ser un poco intrépido para atreverse, ya que la seguridad con la que cuentan consiste básicamente en lo fuerte que puedas sujetarse a cualqueir sitio. Tienen distintas denominaciones en diferentes partes del mundo, y en algunos lugares se los suele llamar con el mismo nombre de la marca que los comercializa, pero la más extendida es sin duda Tuk-Tuk.

Rickshaw

Muy popular en países como China, Japón o India, su uso se ha extendido a otras ciudades de todo el mundo, a menudo como reclamo turístico o en servicio de bicitaxi. Hay dos versiones: la primera la lleva un hombre a pie, por lo que es un vehículo más lento y mucho más cansado para quien lo mueve; la segunda está impulsada por una bicicleta y tiene capacidad para dos personas. También se les denomina bicitaxis y muchos de ellos, sobre todo en ciudades asiáticas como Shanghái y Pekín, están equipados con un motor eléctrico que los moderniza. En ciudades de Estados Unidos y Europa se utilizan como vehículos turísticos con pedaleo asistido que no sustituye nunca la acción del pedaleo del conductor, pero que sí lo ayuda en momentos concretos como la salida, después de una frenada o al subir una pendiente.

Elefante, camello y dromedario

Si ya es insólito ver a alguien montado en un caballo, imagínense en uno de estos animales. Los dromedarios y camellos se utilizan para viajar por el desierto, al más puro estilo beduíno, ya que son mucho más eficaces que otros medios de transporte en este entorno. En cuanto a los elefantes, son muy utilizados en Tailandia y muy 'cómodos' ya que simplemente tienes que sentarte y disfrutar del balanceo y de las vistas mientras su conductor, sentado sobre la cabeza del animal, lo dirige a base de golpes de talón en las orejas. Los paquidermos son lentos y sus movimientos son bruscos, pero son toda una tradición en lugares como la India, donde los novios llegan a la boda sobre uno, pero sobre todo, son un reclamo turístico perfecto y una forma original de visitar ciertos lugares.

Trineo

Como si fueses el mismísimo Santa Clous, este vehículo impulsado por perros, caballos o alces es tan bueno como original para moverte por el hielo. En finlandia, por ejemplo, es común utilizarlo para recorrer los lagos helados de la región del saimaa, donde los pasajeros viajan sentados cómodamente y envueltos en mantas para mantener el calor mientras los caballos trotan lentamente y van mostrándote el idílico paisaje.

En el caso de los perros, son más utilizados en Alaska, donde los trineos son tirados por un equipo de hasta 22 canes entrenados, y según los diferentes terrenos y propósitos se utilizan diversos tipos de trineos. También existe un deporte llamado 'mushing' que consiste básicamente en una carrera entre los participantes.

Góndola

Las góndolas son de sobra conocidas, pero eso no le quita la originalidad a este medio de transporte. Son una forma de moverse típica en Venecia, tiene 11 metros de largo y está conducida por un gondolero, que gracias a un remo se encarga de marcar la dirección y propulsar la barca. Durante siglos el principal medio de transporte de Venecia y todavía desempeñan un papel importante, ya que sirven como trasbordo desde y hacia los canales principales. Como curiosidad, cabe destacar que en año 1952 todas las góndolas se pintaron de negro para simbolizar el luto por los muertos de la peste que azotó al país.

Burro/buey- taxi

El burro- taxi surgió en Mijas a comienzos de los 60, cuando algunos trabajadores regresaban a sus casas en burro y eran requeridos por los visitantes para fotografiarse o dar una vuelta. Casi siempre, las propinas superaban a sus salarios así que de ahí surgió, así, un nuevo oficio. Hoy en día son uno de los principales atractivos turísticos de Mijas y ya ascienden a 60 ejemplares disponibles para el transporte.

Los buey- taxis, por su parte, son característicos de Islas Seychelles, donde por un módico precio puedes viajar a lomos de estos majestuosos animales a través de los arenales y bosques tropicales. Eso sí, si se tiene prisa no es un transporte aconsejable, estos animales tienen un paso lento y mucha parsimonia, pero ofrecen la posibilidad de ver el entorno desde otro punto de vista.

Tranvía suspendido

El tranvía corriente ya resulta extraño para quienes no están acostumbrados a verlos circular por las calles diariamente, pero en este caso con más razón, ya que el Wuppertal Schwebebahn es un tren monorraíl suspendido que se encuentra ubicado en Wuppertal, Alemania. Fue construido en 1900, abrió sus puertas en 1901 y todavía está en uso hoy en día como un sistema de transporte local en la ciudad. Al estilo del Puente Colgante de Bilbao, este ferrocarril se desplaza a unos 12 metros por encima de las calles de la ciudad y cubre una ruta fija aproximadamente en 30 minutos.