elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 0 / 10 || Mañana 2 / 9 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Tatúate si quieres, pero hazte primero estas seis preguntas

consejos

Tatúate si quieres, pero hazte primero estas seis preguntas

Antes de pasar por la aguja, es recomendable tener en cuenta varios factores para que no te acabes arrepintiendo de tu tattoo

28.03.14 - 10:28 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Tatúate si quieres, pero hazte primero estas seis preguntas
En algunos casos los tatuajes se llevan al extremo como estas manos.

Por cultura, por moda, por estética, religión, por rebeldía... Cada persona tiene una razón diferente por la que hacerse un tatuaje. Una práctica que se viene realizando desde hace más de 5.000 años y que con el paso del tiempo ha ido evolucionando y cambiando de significado. Pero por muchos siglos que hayan transcurrido, el tatuaje sigue siendo un dibujo permanente en la piel. Vale, hay técnicas de borrado que ayudarán a que pase desapercibido si queremos que desaparezca, pero antes de recurrir a esta salida de emergencia es mucho mejor tener claro desde el principio qué, dónde y cómo queremos tatuarnos. Así que hemos preguntado a un profesional. Isi Gartzia, diseñador gráfico, aerógrafo y propietario del estudio Hamahiru 13 Ink en Vitoria, nos cuenta los aspectos a tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de hacerse un tatuaje.

¿Qué me tatúo?

Lo principal y lo más importante es estar totalmente seguro de que quieres manchar tu piel para siempre. Recuerda. Para siempre. Sin dudas. “Lo mejor es hacerse uno que sea atemporal, es decir, nada de modas, de nombres de novios o novias ni tatuajes que lleve el famoso de turno”, señala nuestro experto de confianza. Tapar un tatuaje es posible, pero no es fácil. “Si tienes un dibujo de un centímetro, el que lo tapará medirá tres, más o menos el triple, y si es oscuro, el nuevo será mucho más oscuro”. Oscuro será tu panorama si no dedicas el tiempo suficiente a este primer paso. Así que ante todo, y por favor, seguridad.

Tatúate si quieres, pero hazte primero estas seis preguntas

Este es un bonito tatuaje, pero hay un error de concepto.

¿Dónde me tatúo?

Cualquier parte del cuerpo es tatuable, pero “en algunas zonas el tatuaje se estropea muy fácilmente”, dice Isi. En Hamahiru 13 Ink, por ejemplo, no tatúan ni cara, ni cuello, ni manos, aunque habrás visto locos de los tatoos como el que ilustra este reportaje que prefieren tener todo el cuerpo relleno de tinta. "En estas partes", dice Isi, "el dibujo se deteriora con el tiempo, por lo que preferimos no hacerlo”. También hay que tener en cuenta el lugar del cuerpo y su visibilidad, y pensar si en un futuro este tatuaje nos repercutirá a la hora, por ejemplo, de encontrar un trabajo. Y no solo eso. El cuerpo, como todo el mundo sabe, tiende a deformarse con los años. Ten en cuenta que aquellas prietísimas letras chinas que te tatuaste en tu tenso abdomen adolescente pueden acabar horriblemente deformadas en un par de décadas.

¿Cuándo me tatúo?

En esto la mayoría de los profesionales están de acuedo. ¿Cuándo? “La mejor época del año para tatuarse es invierno". Tiene toda la lógica, dado que el tatuaje, que no deja de ser una herida en la piel, precisa estar alejado del contacto con el sol para su perfecta curación. Lo que ocurre, señala Isi, es que la gente de da cuenta de lo que bien que le vendría un dibujito en el hombro cuando empieza a ponerse camisetas de tirantes. Es decir, entrada ya la primera y según qué latitudes, en pleno verano. "La gente se acuerda de su cuerpo cuando empieza a mostrarlo", dice, una máxima que vale también para lo referente a la operación bikini, por ejemplo. En invierno siempre es mejor. Nadie notará que te lo has hecho yhasta que un día ¡zas! llegue el calor y epates a tus amigos con la escena del Señor de los Anillos que te has grado en toda la espalda.

¿Quién me tatúa, dónde lo hago?

En este punto tampoco hay que andarse con zarandajas. En un local de plenas garantías, a manos de un tatuador que pueda demostrar que cumple con los parámetros de higiene y desinfección. No es que deba trabajar en un quirófano, pero casi. Ha de saber qué es un autoclave (o mejor, tener uno) o utilizar material desechable para cada grabación. Todo esto, claro, tiene un precio. Desconfía de las gangas. "El más barato puede salirte por 80 euros más o menos", dice Isi, "aunque siempre hay sitios piratas, ilegales, que te lo hacen más barato. Es gente que tatúa en casa. Yo siempre recomiendo hacérselo en un sitio autorizado ya que la higiene es importantísima y fundamental”. No hay otro consejio posible. La higiene es un factor fun-da-men-tal si quieres evitar sorpresas desagradables.

Vale, y ahora... ¿Qué dibujo elijo?

Eso, claro, es cosa tuya, pero no está mal que escuches los consejos del profesional. Hay que tener en cuenta algunos puntos de pura lógica. Primero, que grabarse la carita de tu mascota, de tu madre o tu novio no es una buena idea. Son tatuajes dificilísimos y uno bordea permanentemente la tragedia. Hubo un tiempo en que lo que estaba de rabiosa actualidad eran las letras chinas, japonesas o de cualquier otro alfabeto diferente al nuestro. Bien. Pero confirma y vuelve a confirmar que significan lo que deseas, no vayas a ser el hazmerreír del restaurante cada vez que vayas a comer pato laqueado. Los tatuajes tipográficos, si elijes una bonita frase y una buena tipografía, quedan genial en muchas partes del cuerpo, aunque muchos prefieren escenas de cómic o simplmente tatuajes tribales, neutros y que se adaptan a cualquier cliente.

¿Es doloroso?

Bueno, al final te están trabajando sobre la piel, así que algo tendrá que doler. “Lo principal es tener cero nerviosismo. Hay que venir relajado, sin haber bebido alcohol ni haberse drogado, ni siquiera medicamentos. Tampoco se puede beber después de hacérselo", señala nuestro tatuador experimentado. Una vez que se ha pasado por la cabina y te han grabado ya tu querido escudo del Athletic o del Baskonia, "es muy importante la curación y el cuidado del tatuaje. Hay que aplicarse la crema cicatrizante-regenerante durante 15 días al menos 5 veces al día. Pasadas las dos semanas se puede bajar la frecuencia y pasar de cinco veces diarias a tres y más adelante a una”. Seguro que tus padres tienen algún amigo que se hizo un tatuaje en la mili con una navaja y un boli bic, pero a estas alturas del siglo XXI es mejor hacer las cosas como Dios manda.

En Tuenti

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.