Montessori Vitoria sigue dando clase a niños de Primaria de forma irregular

Steilas sostiene que las niñas acuden a las instalaciones del Bakh a partir de las 12.30 horas. /JESÚS ANDRADE
Steilas sostiene que las niñas acuden a las instalaciones del Bakh a partir de las 12.30 horas. / JESÚS ANDRADE

Dos niñas menores asisten a clase en el centro comercial Gazalbide y en sus instalaciones del Bakh, ha denunciado Steilas

Judith Romero
JUDITH ROMERO

La clausura del centro sin licencia que la Asociación Pedagógica Montessori abrió en Larrein el pasado mes de septiembre no ha impedido que el colectivo continúe con su actividad sin autorización. Según denuncia el sindicato de la enseñanza Steilas, dos niñas mayores de 6 años aún reciben clase en un local situado en el centro comercial Gazalbide y las instalaciones que Montessori Vitoria tiene en la ciudad deportiva Bakh.

«Resulta incomprensible que el departamento de Educación no tenga control sobre los doce niños que comenzaron el curso escolar en Larrein», han señalado Bea Umón y Jone-Gibelaldi-Iribas, portavoces de Steilas. «Saski Baskonia se comprometió a prohibir el acceso al local a niños mayores de 6 años sin que estén inscritos en un centro homologado por Educación», han recordado. Estas instalaciones funcionan como un centro de ocio infantil de metodología Montessori, pero en ningún caso como un colegio de Primaria.

«Desconocemos los motivos por los que una decena de niños ha abandonado el centro en los últimos meses, pero las dos menores que quedan comienzan la jornada en Gazalbide y son transportadas al Bakh hacia las 12.30», ha afirmado Javier Querexazu, miembro del sindicato. Estos menores tenían edades comprendidas entre los 6 y los 12 años y desde Steilas aseguran haber comprobado este funcionamiento in situ. El local de Gazalbide se llama 'Punto de encuentro Vitoria' y está destinado a celebraciones y reuniones. «Desconocemos qué ha pasado con estos diez niños o si la administración se ha hecho cargo de ellos, exigimos un control exhaustivo para que la escuela no siga esquivando los controles», ha subrayado.

Profesores precarios

El sindicato también se ha referido a la situación del profesorado que atiende a estos menores. «No sabemos si son profesores, pero son uno o dos adultos y el profesado que ha atendido a los menores en este centro ha estado en situaciones muy precarizadas», han recordado sus portavoces sin dejar de pedir al Ayuntamiento de Vitoria que compruebe que se cumple la normativa. El Consistorio ha expedientado al centro en al menos dos ocasiones por obstaculizar la labor de inspección municipal, y es que los responsables del centro impidieron el acceso a la inspectora que acudió al local el pasado mes de septiembre. «Ningún menor debe escapar al control de la administración, hay que comprobar si acuden al colegio con los oportunos partes de absentismo», han reclamado.