Un menor de 15 años muerto y otro herido al chocar su moto en Galdakao

Los servicios de emergencia atienden a los menores tras el accidente. /
Los servicios de emergencia atienden a los menores tras el accidente.

El ciclomotor colisionó contra un camión que acabó «arrastrando» al fallecido, envuelto en llamas. El conductor de la moto se recupera «favorablemente» de sus heridas, de menor gravedad, en el hospital de Galdakao

LEIRE PÉREZgaldakao

Galdakao está de luto. I. A., de apenas 15 años y vecino del barrio de la Cruz, falleció ayer como consecuencia de las heridas y las quemaduras que sufrió durante un accidente de tráfico en el barrio de Bekea. El joven viajaba de 'paquete' junto a un amigo, también de 15 años, en un ciclomotor que, por causas que se investigan, se «empotró» contra un camión de grandes dimensiones en un cruce que lleva al polígono industrial de Bekea, un enclave alejado del centro urbano y al que se accede desde la N-634. El fallecido pertenecía a una familia «muy conocida» y su muerte ha supuesto «un mazazo» para los vecinos.

Pocos minutos antes de las 16.00 horas, el ciclomotor en el que viajaban los menores descendía por la cuesta que une la parte alta del barrio más residencial con la zona baja, en la que se halla el polígono. Instantes después, chocaron contra un camión de gran tonelaje perteneciente a una «firma de transporte de productos alimenticios» con sede en el polígono industrial, que se incorporaba a la zona desde la carretera, según informaron fuentes municipales. La colisión tuvo lugar en una curva «con poca visibilidad». Al parecer, el tráiler «arrastró» al menor fallecido unos metros, y el siniestro originó un incendio que tuvo que ser sofocado por los Bomberos de Basauri.

Trapos para apagar el fuego

Las llamas se extendieron por el cuerpo de la I. A., que minutos después perdió la vida. Los servicios de emergencia le trasladaron rumbo a la Unidad de Quemados del Hospital de Cruces, pero falleció durante el trayecto. El menor que conducía el ciclomotor, con heridas «de menor gravedad», no fue atrapado por las llamas ni «arrastrado» por el camión. Le trasladaron al hospital de Galdakao, donde se recuperaba «favorablemente».

Según algunos testigos, el «estruendo» que provocó la colisión les hizo correr. «No ví nada, cuando escuché el ruido observé cómo los chavales estaban en el suelo y había fuego», explicó la vecina de un caserío próximo. «Del bar que hay aquí al lado salieron con trapos para apagar las llamas. El camionero dijo que no les había visto. Fue horrible» añadió.

El equipo de gobierno lamentó la «terrible pérdida» del joven y reconoció el enorme «impacto» del siniestro. «Queremos trasladar nuestras condolencias a las familias y esperamos que el joven convaleciente tenga una pronta recuperación. Siempre son tristes este tipo de sucesos, más aún cuando las víctimas tienen toda la vida por delante», se dolió el alcalde, Ibon Uribe.