Michael Robinson, premio Mainat del FesTVal 2017, analiza los nuevos Alavés y Baskonia