Sus Majestades de Oriente traen a Vitoria la magia más contagiosa del año