El autor de los atentados en Copenhague que murió abatido por la policía era un danés de 22 años

El terrorista tras ser abatido por la policía./
El terrorista tras ser abatido por la policía.

Esta información se ha dado a conocer después de que los agentes hayan llevado a cabo una redada en un cibercafé cercano a la zona donde ha muerto el presunto terrorista. Varias personas han sido arrestadas

COLPISA / AGENCIAS

El presunto autor de los dos atentados perpetrados el sábado en Copenhague nació hace 22 años en Dinamarca, donde vivía, según ha anunciado este domingo la policía danesa en un comunicado. El sospechoso, que murió en un enfrentamiento con las fuerzas del orden tras los ataques, que la polcía opina llevó a cabo solo, era conocido por los investigadores a raíz de sus relaciones con bandas de delincuentes y por diversos delitos, entre los cuales infracciones a la legislación sobre armas y por violencia", según el informe.

Esta información se ha dado a conocer después de que la policía de Copenhague haya llevado a cabo un vasto operativo en un cibercafé cerca del lugar donde fue abatido el presunto autor de los atentados de este sábado, informaron medios de prensa daneses. Según imágenes difundidas por el canal de televisión TV2, policías fuertemente armados entraron en el local y detuvieron al menos a dos personas.

Horas antes, la Policía danesa confirmaba que el individuo muerto en un tiroteo con agentes en el barrio de Norrebro, en Copenhague, sería el responsable de los dos tiroteos de las últimas horas en la capital danesa en los que han muerto dos personas y cinco más han resultado heridas.

MÁS información

Según un comunicado divulgado por la televisión publica DR, la Policía de Copenhague ha afirmado que el hombre fue advertido con anterioridad por los agentes pero abrió fuego. "Nuestra hipótesis es que se trata del autor de los dos tiroteos en Copenhague", ha dicho en rueda de prensa el inspector Jørgen Skov, que ha apuntado que nada indica que contara con ayuda y que se mantendrá la presencia "masiva" de agentes en el centro de la capital danesa.

La Policía había controlado durante toda la jornada una dirección en Norrebro que podía tener relación con los ataques con disparos ocurridos el sábado por la tarde y la madrugada del domingo.

Un hombre de unos 40 años murió y tres agentes, dos de ellos del servicio de inteligencia, resultaron heridos en el ataque contra un centro cultural en el que se celebraba un debate sobre la libertad de expresión al que estaba invitado el artista sueco Lars Vilks, que vive desde hace años bajo protección policial por las amenazas de grupos islámicos tras dibujar a Mahoma como un perro.

Horas después, cerca de la sinagoga de Krystalgade, la más importante de la ciudad, un joven judío encargado del control de los accesos durante una ceremonia murió tras recibir un disparo en la cabeza, mientras otros dos agentes resultaron heridos.

En alerta

Los episodios han sido calificados de atentado terrorista por las autoridades, de ahí que fuera elevada al máximo la alerta en Copenhague. La primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, ha señalado hoy que desconoce las razones que llevaron al individuo abatido esta madrugada y que posteriormente ha sido identificado a realizar los tiroteos. "No conocemos las motivaciones de los actos del supuesto autor, pero sabemos que hay fuerzas que le desean el mal a países como Dinamarca. Quieren subyugar nuestra libertad de expresión", ha dicho en rueda de prensa Thorning-Schmidt.

Las autoridades danesas no han facilitado más detalles sobre el supuesto terrorista, del que se habían difundido varias fotos captadas por cámaras de seguridad y que fue descrito como un hombre de entre 25 y 30 años y de "rasgos árabes". "No estamos en una lucha entre el Islam y Occidente, entre musulmanes y cristianos, sino entre unos valores que se basan en la libertad individual y una oscura ideología", ha apuntado Thorning-Schmidt ante las sospechas de que se trate de un atentado fundamentalista.

La primera ministra ha informado de que se mantendrá la alerta de seguridad en Copenhague los próximo días y ha pedido tiempo para que la Policía pueda descifrar las "muchas preguntas que quedan por resolver". La dirigente socialdemócrata danesa ha revelado también que ha estado en contacto telefónico en las últimas horas con los primeros ministros de Alemania, el Reino Unido y Suecia.