Rita Barberá deja su plaza de parking en el Ayuntamiento de Valencia

El coche de Rita Barberá ha pasado 23 años en ese mismo lugar /
El coche de Rita Barberá ha pasado 23 años en ese mismo lugar

La alcaldesa, que sigue en su puesto, moverá su coche, el ya famoso Lancia, que ha mantenido aparcado en el garaje de la casa consistorial desde hace dos décadas

SERGIO EGUÍA

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha retirado el coche de su propiedad que ha mantenido aparcado durante veintitrés tres años en los bajos del Ayuntamiento. Así lo asegura el grupo municipal de Compromís, que solicitó hace ya un año que la regidora moviera el vehículo, su famoso Lacia Delta.

La verdad es que visto el estado del automóvil le habrá costado un rato llevárselo. Era de esperar que el deportivo -porque un Lancia Delta en los ochenta era un deportivo urbano en toda regla- no luciera sus mejores galas después de más de dos décadas de abandono. De hecho estaba lleno de polvo y con las ruedas totalmente desinfladas. Hasta en las baldosas del suelo se podía apreciar los años que llevaba el coche sin moverse.

Algo que, seguramente, a los amantes de los coches habrá sorprendido más que la larga estancia en dependencias municipales que critica la oposición y que Barberá justifica en motivos de seguridad y la amenaza etarra. ¿Como se puede dejar una belleza como esta, apodada Il mito en la versión Integrale con el que la casa italiana ganó el Mundial de Rallies de 1987, 88 y 89, abandonada á su suerte? Es más. ¿Qué llevaría a una señora, ya con 40 años, a adquirir este vehículo -el máximo competidor del juvenil Golf- en 1989? El Delta fue uno de los primeros automóviles en montar elevalunas eléctrico. Igual fue el equipamiento lo que convenció a la político popular. Nunca lo ha aclarado.

Con el anuncio realizado este viernes por Joán Ribó, parece que la curiosa historia del coche llegará a su fin. Aunque desde Compromís quieren darle calado político al asunto. "Seguro que la proximidad de la nueva cita electoral y la incertidumbre de los resultados de la señora Barberá por los malos resultados de las encuestas han ayudado a tomar esta decisión", han apuntado. La formación de izquierdas reitera que la alcaldesa "ha utilizado de forma fraudulenta un espacio público en beneficio personal y debe resarcir al ayuntamiento por el mismo. El truco de la seguridad y de las amenazas de ETA no vale. Hace demasiados años que este problema ya no existe en Valencia. Es una excusa de mala pagadora".

Y es que el coche en cuestión saltó ya hace años, en 2010, a la arena pública y al debate partidista. Todo surgió al publicar el Boletín Oficial de la Comunidad Valenciana una declaración de bienes de principales cargos públicos de la comunidad y que se hizo famosa porque en ella Francisco Camps decía tener solo 900 euros en su cuenta corriente. La correa de la Gürtel apretaba duro en aquellos momentos y el foco público se centro en el expresident. Para un segundo plato quedó la sorprendente propiedad automovilística que Rita Barberá declaró y que llevó a alguno a preguntarse qué habría sido de un coche tan llamativo a cuyos mandos es realmente difícil imaginar a un mandatario de la talla de la alcaldesa valenciana.

Ahora Compromís pide que la regidora abone a las arcas públicas lo ahorrado en plaza de aparcamiento. "Es muy sencillo de calcular: Precios de aparcamiento medios de la zona durante los años que ha estado estacionado de manera fraudulenta". En su defensa, Barberá aduce que ella ya tiene y ha pagado todos estos años una plaza de garaje en su casa. Y que ha estado vacía porque la Policía Local le ofreció, y recomendó, que mejor no moviera el coche de donde ha estado varado los últimos 23 años.