El Correo

Guía para unas elecciones que dibujarán un nuevo mapa político en Euskadi

gráfico

Preparativos para la jornada electoral en un colegio del centro de Bilbao. / Luis Ángel Gómez

  • ¿Qué documentación es necesaria para votar? ¿Pueden hacerlo los jóvenes que no cumplan los 18 años hasta mañana? ¿Y los extranjeros? ¿Y si el DNI está caducado?

Y llegó el día. Tras dos semanas de promesas y las calles de pueblos y ciudades jalonadas con carteles y banderolas de candidatos dando su mejor perfil, 1.726.521 vascos están llamados hoy a las urnas para elegir a sus representantes durante los próximos cuatro años en 251 ayuntamientos y en las Juntas Generales de los tres territorios. Toca votar en una cita marcada por la irrupción de nuevas formaciones tanto en el País Vasco como en el resto de España, que ayudarán a dibujar un nuevo mapa político más fragmentado que el actual y en el que los acuerdos serán inevitables para gobernar la mayoría de las instituciones. Hoy las urnas hablan. Hoy Euskadi decide.

Los más madrugadores pueden acudir a los colegios electorales a partir de las nueve de la mañana, cuando arranca de forma oficial la jornada electoral, que transcurrirá entre cielos cubiertos y lluvias débiles, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología. Antes de que los primeros ciudadanos puedan depositar sus papeletas, a las 8.00 horas se abren los colegios para acreditar a los interventores, constituir las mesas y comprobar que no faltan papeletas. Los locales permanecerán abiertos doce horas de forma ininterrumpida, hasta las 20.00 horas. Y, sí, si alguien ha accedido al recinto entonces, puede ejercer su derecho al voto aunque pasen algunos minutos de la hora límite.

¿Quién puede votar?

La cita electoral es doble. En las municipales pueden votar todos los mayores de 18 años residentes en cualquier localidad de Euskadi que estén inscritos en el censo electoral. También pueden hacerlo los extranjeros procedentes de los 27 países de la Unión Europea empadronados en el País Vasco que se hayan inscrito en el censo electoral de extranjeros residentes en España. Los no comunitarios también tienen derecho a voto, aunque sólo los procedentes de países con los que España tiene firmado un convenio de reciprocidad (Noruega, Islandia, Bolivia, Ecuador, Chile, Perú, Colombia, Paraguay, Trinidad y Tobago, Corea, Nueva Zelanda y Cabo Verde). En este caso, deben acreditar llevar residiendo de forma regular aquí durante, al menos, cinco años, un periodo que en el caso de los noruegos se reduce a tres.

En el caso de los comicios forales, la situación es algo diferente. Pueden ejercer su derecho al sufragio las personas residentes en Euskadi que sean mayores de edad, figuren inscritas en el censo de cualquier municipio de la correspondiente circunscripción electoral y estén en pleno disfrute de sus derechos civiles y políticos. O lo que es lo mismo: a Juntas Generales no pueden votar las personas extranjeras residentes en Euskadi ni aquellos españoles inscritos en el censo de residentes de forma permanente en el extranjero.

Papeletas blancas y sepia

Una vez en el colegio electoral, el votante se encontrará con papeletas de todos los grupos que concurren en el proceso. No faltarán. Conviene recordar que las de color sepia corresponden a las Juntas Generales y las de color blanco al Ayuntamiento. Con sus sobres, el elector deberá dirigirse a la sección y a la mesa que le han sido asignadas para ejercer su derecho a voto. Estos datos están recogidos en la tarjeta censal enviada por la Oficina del Censo Electoral que debería haber recibido en su buzón semanas atrás. Si la ha perdido, deberá buscar su nombre y apellidos en las listas disponibles a la entrada de cada local.

Voto blanco y nulo

Aquellos a los que ninguna de las opciones políticas terminan de convencerles, pero no estás dispuestos a dejar de ejercer su derecho al sufragio, pueden optar por el voto en blanco o el voto nulo, que ni tienen el mismo efecto ni, evidentemente, son lo mismo. El voto voto nulo (aquel que contiene papeletas rotas, tachadas o no oficiales) equivale a la abstención: n contabiliza en el cómputo global de sufragios emitidos. Sin embargo, voto en voto en blanco (un sobre vacío) sí es válido y, por lo tanto, al elevar el porcentaje de sufragios emitidos, eleva también la barrera que los partidos tienen que superar para lograr representación, que es del 3% en las Juntas y del 5% en los ayuntamientos. Cosas de la cralifagilística Ley d’Hont. Y aquí es donde entra en juega la creencia popular que viene a decir que el voto en blanco va a parar a los partidos mayoritarios. Aunque esto no es cierto, en realidad si el voto en blanco es numeroso, los minoritarios lo tendrán más difícil para obtener junteros o ediles.

Documentos requeridos

Para votar, debe presentar el DNI, el pasaporte o el carnet de conducir.Y aquí la gran duda. ¿Puedo votar con el carnet caducado? A pesar de que en los últimos días algunos se han acercado a las comisarías para renovar el DNI, lo cierto es que sí se puede votar pasada la fecha de expiración marcada en la documentación. El único requisito es que el documento sea original: no se permite votar con fotocopias y no se reconoce ningún tipo de resguardo, al no llevar fotografía del titular. En el caso de los extranjeros con derecho a voto, pueden presentar la tarjeta de residencia (para el caso de los ciudadanos de la Unión Europea) o la tarjeta de identidad de extranjeros con derecho a voto reconocido.

El reparto territorial

Sí: un hombre, un voto. Pero ¿cómo se reparten esos votos entre las diferentes circunscripciones electorales?. En las Juntas Generales de cada territorio están en juego los escaños de 51 junteros. En Álava se reparten entre las tres cuadrillas del siguiente modo: 38 para la de Vitoria, 6 para la de Ayala y 7 para la de Zuya, Salvatierra y Añana. En el caso de Bizkaia, la circunscripción de Bilbao elige 15 junteros, la de Las Encartaciones, 13, Durango 10 y Busturia-Uribe, 13. En el caso de los ayuntamientos de las capitales vascas, en Bilbao se eligen 29 concejales, y e27 en Vitoria y San Sebastián.