El mercado está en recesión o estancado para el 64% de las empresas alavesas

Juan Ugarte y Aitor Otaola, secretario general y director adjunto de SEA Empresarios Alaveses. /
Juan Ugarte y Aitor Otaola, secretario general y director adjunto de SEA Empresarios Alaveses.

La patronal SEA admite una "ligera mejoría", pero reconoce que la economía del territorio "no termina de reactivarse con fuerza ni lo hará en los próximos meses"

JUAN CARLOS BERDONCES

La patronal SEA-Empresarios Alaveses ha presentado esta mañana su Barómetro Empresarial de cierre de ejercicio, un documento que recoge las opiniones de más de 300 industrias y compañías del territorio y que supone un diagnóstico aproximado de la realidad económica del territorio. Y una de las principales conclusiones es que dos de cada tres empresas alavesas consideran que el mercado está en recesión o estancado, "con lo que aunque estamos mejor -que hace un año-, la situación no termina de reactivarse con fuerza ni lo hará en los próximos meses", ha asegurado el secretario general de SEA, Juan Ugarte.

La cartera de pedidos de las empresas alaveses mejora para el 38%, aunque sigue habiendo un 50% que lamenta la debilidad de este aspecto. Sí que por primera vez desde hace años tanto las ventas al mercado español como al exterior mejoran para un importante número de compañías. Y otro parámetro fundamental como es la creación de empleo también ofrece mejoría porque el 77% de las compañías prevé mantener los actuales puestos de trabajo y un 13% confía en aumentarlos. Asimismo, el dato de capacidad productiva recogido por este Barómetro Empresarial de SEA es el mejor de los últimos estudios ya que un 47% de las compañías hacen un uso de esa capacidad de, al menos, un 80%.

El porcentaje de empresas que considera que la crisis económica puede afectar seriamente a su continuidad sigue descendiendo ya que en 2012 era del 40% y ahora es del 20%. Mientras que casi la mitad de las firmas del territorio espera cerrar el año con mejores resultados que 2013.

La reducción de la fiscalidad, profundizar en la reforma laboral y recortar el gasto público así como controlar el déficit son las principales reivindicaciones que hacen las empresas a las administraciones. ¿Y cuáles son las preocupaciones de las compañías? La debilidad de la economía española, también el mal momento de la economía internacional y, por supuesto, la dificultad de cobro.