Márquez supera a un colosal Lorenzo

Imagen de los entrenamientos oficiales. /
Imagen de los entrenamientos oficiales.

El líder vuelve por sus fueros y bate en un mano a mano al de Yamaha. Rossi, mucho más atrás, cerró el podio

MIGUEL SESÉMadrid

Márquez volvió a la senda del triunfo, y lo hizo contra un colosal Lorenzo, que vendió muy cara su piel en un espectacular duelo en el trazado de Silverstone. El de Cervera, que sólo pudo ser cuarto en Brno, se reencontró con el puesto más alto del cajón, pero le costó más de lo esperado debido a la encomiable resistencia de Jorge, su único rival en la competición a nada que las condiciones no le sean demasiado desfavorables. Y es que si la Yamaha funciona correctamente, el mallorquín sabe llevarla al 120% y, al menos, ofrecer dignas carreras de motos. Hoy por hoy, salvo situaciones excepcionales y aisladas, su equipo se encuentra lejos de la disposición de darle material para luchar contra el terremoto que provoca la HRC con el 93 en el carenado.

Fiel a su estilo, Lorenzo comenzó la carrera en primer lugar, mandando en los primeros compases e incluso abriendo un pequeño hueco. Márquez enseguida se ubicó segundo, muy cómodo debido a que por delante Jorge marcaba un ritmo que podía seguir, y por detrás había escaramuzas entre los habituales Rossi, Pedrosa y Dovizioso, y el invitado inesperado, Aleix Espargaró, que fue de más a menos y que dio mucha guerra en los primeros compases, siendo especialmente bonitos una serie de adelantamientos contra Valentino.

Cuando la situación de carrera se estabilizó, la única duda es si Márquez iba guardándose algo para batir a Lorenzo, y quién entre Rossi, Pedrosa y Dovizioso les acompañaría en el cajón. A siete vueltas del final llegó el ataque de Marc, que se colocó como líder. Se las prometía muy felices, pero Lorenzo sacó fuerzas de flaqueza, se ancló a su colín y le devolvió la jugada a cinco del final.

Los últimos giros fueron de infarto, y Márquez necesitó bordear la línea roja de los límites de lo legal para recuperar la primera posición. Entró algo colado en dos ocasiones mientras Lorenzo trazaba por fuera en una línea muy típica de él y de las Yamaha. Al buscar el interior ya estaba ahí su rival, y le obligaba a levantar la moto y marcharse recto. A dos vueltas del final llegó la segunda y última de las acciones, y Jorge perdió cuatro décimas que fueron definitivas.

Por detrás, Pedrosa volvió a perder un mano a mano con Valentino Rossi, permitiendo que dos Yamaha se aupasen al podio, un éxito relativo para una marca competitiva pero un peldaño por detrás. Así conseguirán éxitos relativos, pero jamás domar a Márquez, una bestia por encima de los elementos y que en Silverstone volvió a su lugar habitual, el que otorga 25 puntos.

.