Siguen los nubarrones en McLaren

Fernando Alonso. /
Fernando Alonso.

Button, como Alonso, se queda sin apenas rodar

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROjerez

En McLaren cambiaron de actor, pero no de guion este lunes en Jerez. Fue turno para Jenson Button, que se puso al volante del MP4-30 con el que apenas rodó Fernando Alonso el día anterior. El británico fue uno de los primeros en salir a dar una vuelta de instalación para comprobar que todos los sistemas estaban ya arreglados, y que la madrugada en vela que habían pasado los mecánicos (el turno de noche dejó el circuito a las 7 de la mañana) no había sido en balde.

Sin embargo, tuvieron que pasar un par de horas hasta que por fin volvió a salir para dar una vuelta cronometrada, con un pobre 1:54.655 en el marcador, casi medio minuto peor que el líder de la jornada, Vettel. Tras realizarla, Button volvió a boxes con precaución para seguir haciendo comprobaciones... y no salió más hasta los minutos finales. Cuando parecía que ya no iba a atreverse, restando tan sólo quince minutos de jornada, Button hizo otra vuelta de instalación para comprobar que finalmente habían arreglado la dichosa avería. Al final, seis vueltas y sólo una con tiempo, como Alonso el día anterior.

Desde McLaren han vuelto a repetir que saben cuál es el problema y que saben solucionarlo, pero los gestos dicen lo contrario. Eric Boullier, jefe del equipo de Woking, pasaba por el paddock con cara de muy pocos amigos y a cada pregunta acerca del monoplaza, sólo respondía con secos monosílabos. En la escuadra británica ya hay voces que se alzan preocupadas por la falta de vueltas en estos días. Veremos si, por fin, este martes con Fernando Alonso de nuevo al volante son capaces de tener un día tranquilo y pueden rodar con normalidad. Doce vueltas en dos días no es lo esperado ni lo deseable para un equipo que aspira a romper el dominio de Mercedes.

Vettel mete presión

Quien sigue sin aflojar lo más mínimo es Vettel. El alemán completó este lunes su primer programa de test como piloto de Ferrari con muy buenas sensaciones y con la satisfacción de que ha cumplido con el deber encomendado. El germano no tardó mucho en marcar la pauta en la sesión matutina, y ya demostró que los tiempos del domingo se podían rebajar. Él mismo lo hizo en medio segundo con respecto al que había marcado el día anterior. De hecho, tenía previsto bajarlo más a última hora, pero la lluvia dio al traste con sus opciones.

Con la pista mojada, Max Verstappen y Felipe Nasr fueron los primeros que se atrevieron a montar los neumáticos de lluvia para probar por primera vez en mojado en este 2015. Después el propio Vettel y Button les imitaron, aunque en el caso del británico fuera sólo para dar una última vuelta de instalación.

Por parte de Mercedes, fue el campeón Hamilton quien se puso al volante del W06, prometiéndoselas muy felices. Aunque no marcó el mejor tiempo, fue el piloto con más vueltas del día y eso que acabó bastante antes de lo previsto. A mediodía, su Mercedes se quedaba tirado por culpa de una fuga de agua. Tras revisarlo, los mecánicos detectaron que habían montado una pieza defectuosa y no podrían salir más. No obstante, sus 91 vueltas siguen siendo un buen bagaje, sobre todo en comparación con otros pilotos.

Kvyat, sin alerón

La imagen curiosa del día tuvo a Daniil Kvyat como protagonista. Si el Red Bull RB11 ya se está llevando en estos test buena parte de las miradas por su curiosa decoración de camuflaje, a media mañana sorprendió con un curioso ensayo aerodinámico: sin alerón delantero. Un problema obligó a los técnicos a desmontarlo, y para evitar perder más tiempo, decidieron hacer salir a Kvyat a rodar sin esa importante pieza y recoger otros datos aerodinámicos.

De hecho, el joven piloto ruso rozó la veintena de vueltas (dio 18) pero no marcó tiempo en ninguna. El propio Christian Horner bromeaba al respecto: «Ojalá pudiera deciros que tenemos tanta carga aerodinámica que no nos hace falta el alerón delantero, pero no: Daniil ha tenido un trompo a primera hora y se ha descolgado el alerón. Así que hemos aprovechado para probar otro tipo de cosas».

El asturiano vuelve a pista

Este martes Fernando Alonso volverá al trabajo, si los mecánicos acaban de arreglar la avería que tienen en el McLaren. El asturiano, que compartió mesa, mantel y confidencias con el jovencísimo Carlos Sainz, de Toro Rosso, este lunes, poco puede hacer más que esperar a que, por fin, pueda tener una jornada productiva y sin contratiempos.