Red Bull se viste de cebra para los primeros test

Ricciardo, durante las pruebas de Jerez. /
Ricciardo, durante las pruebas de Jerez.

La sorprendente decoración de camuflaje del RB11, la gran atracción de las presentaciones del domingo en Jerez

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROjerez

Mercedes, Williams y Red Bull posaron a primera hora de este domingo en un pitlane que rozaba los 0ºC en Jerez, y la expectación fue máxima. Los campeones del mundo sacaron pecho con el W06 que ya habían insinuado en ese filming day que mostraron el pasado viernes. Rosberg, Hamilton y el resto de miembros de Mercedes no ocultan su satisfacción al ver la buena pinta que tiene este monoplaza, como luego demostraría Rosberg en la pista.

La primera intención del equipo campeón es no dormirse en los laureles. Así lo afirmaba un Toto Wolff que apareció en Jerez con muletas por la última caída que sufrió hace unos días. «Los meses de invierno han sido los más intensos, con todo el mundo trabajando muy duro en Brackley y Brixworth contrarreloj para tener el nuevo coche listo», señaló Wolff. «En este punto todos los equipos partimos con cero puntos. Lo único que tenemos claro es que tenemos confianza en nuestros pilotos por tercer año consecutivo, y ellos saben lo que esperamos que logren, así como somos conscientes de lo que esperan de nosotros», afirmó Wolff.

Tras el posado del equipo Williams, la gran sorpresa de la jornada llegó por parte de Red Bull. Este año han elegido ir a Jerez con una extraña decoración de camuflaje, para evitar que el resto de diseñadores le copien las presuntas grandes soluciones que ha planteado Adrian Newey en el nuevo monoplaza. Tapar todo el coche es una táctica más usada en los coches de calle que en los de competición, y que en Red Bull hayan elegido esto puede tener dos lecturas: o bien no tienen claro qué soluciones aerodinámicas son mejores, o bien están convencidos de que han dado con la tecla y no quieren que nadie les copie.

Como el resto de monoplazas, el Red Bull RB11 cuenta con un morro más bajo y alargado que el del año pasado, además de numerosos cambios «bajo la piel», como ha afirmado el ingeniero jefe Rob Marshall. Una de las grandes bazas de Red Bull para este año es que su relación con Renault es mucho más estrecha, ya que ahora son ellos su equipo principal y no Lotus. «Trabajar al unísono con Renault nos permitirá dar grandes pasos este año», avisa Christian Horner.

De momento, en el paddock han conseguido que todo el mundo se gire para intentar vislumbrar qué lleva el Red Bull para que quieran taparlo. Ese será uno de los grandes atractivos de estos test de Jerez que no han hecho nada más que empezar.