El Correo

araberri

Araberri asciende al baloncesto de oro

Araberri asciende al baloncesto de oro
/ El equipo celebra el ascenso
  • El equipo vitoriano logra el ascenso a Leb Oro por la vía rápida tras superar en la final al Carrefour Ávila con un contundente 3-0 y un gran partido del MVP de la final, Beau Levesque con 22 puntos y 33 de valoración

El sueño es ya una realidad para este Sáenz Horeca Araberri que ha pasado del infierno de la pasada campaña en la que descendió a liga EBA a estar por méritos propios en la segunda categoría del baloncesto nacional. Para los nostálgicos, nos tenemos que remontar 33 años atrás para buscar el último equipo alavés que logró subir a, por aquel entonces, Primera División B, fue el Gasteiz, en una fase de ascenso que se celebró en Melilla en 1983. Este ascenso histórico del Araberri se fraguó con el 2-0 en Mendizorroza y este viernes se confirmó con superioridad ante el Ávila en un partido de oficio y eficacia donde Levesque, MVP de la final con 22 puntos y 33 de valoración, se puso los galones para guiar a su equipo a poner la mejor guinda a una temporada de ensueño.

Araberri salió concentrado, bien pertrechado en su defensa del bloqueo directo que impedía canastas en la pintura aunque Lobo y Marzo amenazaron con acierto desde el triple. Los vitorianos, con buen movimiento de balón y paciencia, supieron buscar la mejor ventaja para los tiros de Levesque, pesadilla constante gracias a su versatilidad tanto desde el tiro exterior como en posiciones interiores. Solo un triple de Hart en el primer cuarto, evidenciaba el equilibrio del juego ofensivo de los de Jiménez, que volvían a aprovechar su potencia física para aprovechar el rebote ofensivo. La segunda falta de Santana obligaba a Lorenzo a asumir responsabilidades desde la dirección de juego. El vitoriano dio más ritmo. El pulso del primer acto reflejaba una gran igualdad (20-22).

El guión de otros tantos partidos donde los gasteiztarras analizan a su rival para intentar dar su zarpazo en el segundo período. De menos a más, Araberri se fue haciendo dueño del choque gracias a un parcial 0-7 que estiraba la diferencia a nueve puntos (20-29) en los primeros compases del segundo cuarto. Hart se desataba con tres triples consecutivos mientras el Ávila deambulaba desconcertado y sobrevivía gracias a su mejor jugador, MBamalu con 18 puntos. Los locales ajustaban su defensa para seguir con el partido abierto al descanso (42-46).

Tierra de por medio

Tras un primer amago de ruptura, llegaba el segundo y definitivo en el tercer período. El dominio en el rebote de los gasteiztarras y un gran Lattibeaudiere estiraba la diferencia a 13 puntos tras un parcial 2-13. (48-61). Las dificultades de los abulenses con las faltas de jugadores importantes como Sebirundi o Marzo, empezaban a pesar en las piernas y en la cabeza, con más corazón por intentar una remontada casi imposible. Araberri tomaba tierra de por medio en el tercer período para rematar el buen trabajo en el último, con minutos eternos para un Ávila desfondado donde Lobo tiraba de casta para maquillar el resultado, con diferencias máximas de 20 puntos (61-81). A falta de 52 segundos, el técnico Sergio Jiménez era descalificado por una protesta tras un pequeño incidente con el entrenador local David Mangas. Una anécdota que no empañaba la gran celebración que se vivía instantes después en la cancha del pabellón Carlos Sastre, con cerca de 100 aficionados que pudieron vivir con su equipo, el Saénz Horeca Araberri un ascenso de ensueño.

«El broche perfecto a una gran temporada. Se lo dedico a mi familia que me apoyó en esta decisión de venir a Vitoria a entrenar. Este equipo se lo merece por todo su trabajo, compromiso sacrificio» declaraba el técnico araberritarra. Por su parte, el MVP de la final, Beau Levesque no podía contener su alegría. «Estoy feliz. Para mí esto es increíble. Vine de Oviedo donde estaba jugando LEB Oro y ahora hemos conseguido este ascenso que no era un objetivo. Gracias a mis compañeros por todo el trabajo».