La máquina de AC/DC sigue funcionando

Foto promocional del nuevo disco de AC/DC./
Foto promocional del nuevo disco de AC/DC.

Tras un año repleto de malas noticias y duros reveses, la banda australiana lanza su álbum número quince, el primero con Angus Young como único miembro original

CARLOS BENITO

Nadie en su sano juicio espera sorpresas de un álbum de AC/DC, aunque, desde luego, podría tener su gracia que la banda australiana descubriese la evolución a estas alturas. Los discos de AC/DC son y deben ser más de lo mismo, un capítulo más en su estricta enciclopedia del rock, sin sobresaltos ni desviaciones del camino que se marcaron hace más de cuarenta años. Y, por supuesto, su nuevo lanzamiento se ciñe a esas coordenadas inflexibles, hasta el punto de que, cuando se lanzó un sencillo de adelanto, algunas webs gastaron la broma de colgar en su lugar viejos clásicos como Back In Black. AC/DC, uno de los grupos más inmovilistas de la historia, consiguen que reseñar sus álbumes pueda ser lo más fácil o lo más difícil del mundo: o nos limitamos a decir igual que todos o nos metemos en el berenjenal de analizar las microdiferencias entre canciones, los sutiles cambios de proporción en los ingredientes que componen la receta (infalible, por otro lado) de la banda.

Rock Or Bust, que sale este viernes en Australia y el martes que viene en el resto del mundo, es el decimoquinto álbum de AC/DC y también el más corto, porque los muchachos se ventilan los once temas en poco más de media hora. Las primeras críticas han sido positivas, dentro de esa mesura a la que invita la previsibilidad de la banda: «Es más duro que su predecesor, Black Ice, aunque las composiciones no son tan variadas», resume un análisis de primera hornada, que logra discernir en el listado de Rock Or Bust trazas de referencias pasadas como Anything Goes (en Rock The Blues Away), el álbum Powerage (en Got Some Rock & Roll Thunder) o el propio Back In Black (en Dogs Of War). «Para nadie va a ser su álbum favorito de AC/DC, pero tiene una consistencia reconfortante», resume el crítico de USA Today.

El disco llega al término de uno de los años más movidos de la larga trayectoria de AC/DC, con tristes noticias que han puesto de actualidad a la banda fuera de los ambientes rockeros. Primero fue la enfermedad de Malcolm Young, aquejado de una demencia que le ha dejado sin memoria a corto plazo. El guitarrista rítmico y fundador de la banda tuvo que ser internado en una residencia de Sídney y no participó ya en la grabación de Rock Or Bust. Sus funciones las ha asumido Stevie Young, sobrino de Malcolm y Angus, que no es exactamente un pimpollo (ha cumplido este mes los 58) y ya ocupó el lugar del tío Malcolm en la gira americana de 1988, mientras el titular combatía sus problemas con el alcohol. Para redondear la jugada, entre los dos existe un evidente parecido físico.

Una situación difícil

La otra pequeña revolución en el grupo se produjo a principios de este mes, aunque ciertos indicios ya permitían intuir que algo marchaba mal: Phil Rudd, el batería, no había comparecido a la cita para sacar las fotos promocionales, ni tampoco al rodaje del primer vídeo, una ausencia extraña en un negocio tan disciplinado como AC/DC. El 6 de noviembre, saltaba la sorpresa, cuando la Policía neozelandesa arrestó a Rudd nacido y residente en ese país por contratar a dos sicarios en un intento de asesinato, a lo que se sumaban imputaciones por amenazas de muerte y por posesión de metanfetamina y cannabis. El cargo más serio se retiró, pero los demás se mantienen, y las fotos de la comparecencia ante el juez permitieron ver a un Rudd avejentado y muy deteriorado, casi irreconocible.

Rock Or Bust

Fecha de edición: 28 de noviembre en Australia, 2 de diciembre en el resto del mundo
Productor: Brendan O'Brien
Temas: 1. Rock or Bust 2. Play Ball 3. Rock The Blues Away 4. Miss Adventure 5. Dogs Of War 6. Got Some Rock & Roll Thunder 7. Hard Times 8. Baptism By Fire 9. Rock The House 10. Sweet Candy 11. Emission Control Streaming en iTunes: https://itunes.apple.com/us/station/idra.940274865

El comunicado oficial de la banda («la ausencia de Phil no afectará al lanzamiento de nuestro nuevo álbum ni a la gira del año que viene») ya sitúa a Rudd fuera de AC/DC, y Angus Young, que suele ejercer de jefe estricto y poco amigo de las tonterías, no se ha cortado en revelar que les causó bastantes problemas durante la grabación del disco. «Nos puso en una situación difícil. ¿Se iba a presentar? ¿Era fiable para hacer bien su trabajo? Siempre hemos sido una unidad sólida recordaba el guitarrista. Es duro decirlo. Es un gran batería y ha hecho mucho por nosotros, pero parece que se ha abandonado. No es el Phil que conocemos del pasado».

La baja de su hermano ha dejado a Angus, el hombre del uniforme escolar y la cartera de colegio, como el único componente original que sigue en la banda. Y, con la ausencia de Rudd, queda como el más veterano de los otros miembros el bajista Cliff Williams, que ingresó en el grupo allá por 1977. Pero la máquina sigue funcionando a pleno rendimiento, aunque sea con piezas de repuesto: AC/DC son unos auténticos maestros en eso del cambio para que todo siga igual.

Vídeo: AC/DC - Play Ball