Bayta Gur, la Agatha Christie israelí

La escritora israelí Batya Gur, creadora del famoso detective Michael Ohayon./
La escritora israelí Batya Gur, creadora del famoso detective Michael Ohayon.

Rescatan las novelas de la creadora del detective Michael Ohayon, que ha seducido a varios millones de lectores

CRISTINA VEGANZONES

Las obras de Batya Gur, también conocida como la Agatha Christie de Israel por su similitud con la escritora inglesa, no dejan de ser reeditadas después de su fallecimiento. Creadora del pensativo y educado detective Michael Ohayon, que ha cautivado a millones de lectores por su inteligencia a la hora de resolver con éxito todos los homicidios que llegan a su comisaria, su serie de libros ha sido traducida a multitud de idiomas y han figurado siempre en la lista de mejores novelas policíacas del 'The New York Times'.

Hija de supervivientes del Holocausto, Batya Gur nació en Tel Aviv en 1947, un año antes de la creación del Estado de Israel, pero se trasladó a Jerusalén para doctorarse en Literatura Hebrea y desde entonces vivió en la ciudad santa hasta el día de su muerte. Durante más de veinte años ejerció la docencia y colaboró como crítica literaria y ensayista en el prestigioso periódico 'Haaretz'. No sería hasta los 41 años cuando comenzaría a escribir, mostrando desde su primera obra un enorme bagaje intelectual que le llevaría a sobresalir entre los demás escritores de novela negra. De hecho, antes de dedicarse a la literatura, Batya había publicado dos ensayos, uno de ellos referido a los nuevos asentamientos judíos en el sur de Israel, y otro sobre la propia Jerusalén.

De su profundo conocimiento sobre Israel se deriva la riqueza de sus obras a la hora de reflejar las paradojas y tensiones que vive el país hebreo, lo que hace que sus novelas trasciendan la reducida clasificación de género policíaco o de misterio. Israel, aunque muy occidental, se encuentra en el corazón de Oriente Medio, lo que permite al lector viajar a lugares que, al mismo tiempo que exóticos, son altamente familiares. Los personajes de sus novelas comparten las mismas preocupaciones y necesidades que cualquier otro ciudadano europeo, pero en un contexto muy diferente.

Biografia

Vida. Nacida en Tel Aviv en 1947 y descendiente de supervivientes del Holocausto, Batya Gur se doctoró en Literatura Comparada en la Universidad Hebrea de Jerusalén, ciudad en la que vivió hasta su muerte en 2005.
Obra. Además de sus seis novelas policiacas protagonizadas por Michael Ohayon, es autora de 'Esperando a un amigo' y 'Piedra sobre piedra', así como de los ensayos 'Cerco al camino del hambre' y 'Jerusalén, una lección de humildad'.

En 1988 comenzó a escribir la serie de seis novelas que tienen como protagonista a Michael Ohayon, un inteligente comisario licenciado en Historia que en cada libro se adentra en una sociedad aislada para desentrañar los oscuros misterios que esconden.

De la orquesta al kibutz

En su primer libro, 'El asesinato del sábado por la mañana' (1998), que acaba de ser reeditado por la editorial Siruela y que la autora subtitula 'Un caso psicoanalítico', Ohayon ingresa en una comunidad de psicoanalistas ortodoxos para resolver el crimen de una eminente psiquiatra. El éxito de esta novela hizo que fuera adaptada por la televisión israelí. le sucedieron 'Un asesinato literario' (1999), 'Asesinato en el kibutz' (2000), 'Un asesinato musical' (2001), 'Asesinato en el corazón de Jerusalén' (2003) y 'Asesinato directo' (2007), donde los hechos se desarrollan en lugares tan diferentes como son el campus de una universidad, el campamento de un kibutz, una orquesta o bien un barrio céntrico de Jerusalén.

La escritora israelí confesó en una ocasión que cultivaba este género porque le resultaba muy cómodo y poco arriesgado, ya que la novela policíaca presenta una estructura muy rígida, que, sin embargo, deja después un enorme campo de libertad y creatividad que ella supo ocupar con gran maestría.

Batya Gur murió el 19 de mayo de 2005 con 57 años de edad a causa de un cáncer, cortando prematuramente una trayectoria que se anunciaba tan exitosa como prolífica. La novela policíaca perdió en ella a una de sus autoras paradigmáticas, e Israel a la primera escritora de novela de misterio que llega a un público internacional.