EL CORREO visita el abandonado colegio de Izarra con tres exalumnos