Zabalgana se moviliza contra «las autopistas» que cruzan el barrio

La grúa retira el coche que golpeó a la niña el viernes pasado/Igor Aizpuru
La grúa retira el coche que golpeó a la niña el viernes pasado / Igor Aizpuru

Los vecinos se concentrarán el viernes por la tarde en la Avenida de Naciones Unidas, donde una niña de 14 años fue arrollada la semana pasada

Iosu Cueto
IOSU CUETO

«No queremos autopistas en el barrio». Los vecinos de Zabalgana han dicho basta ante las «grandes velocidades» que alcanzan algunos conductores en varias de sus calles y se han movilizado para conseguir que el Ayuntamiento tome medidas. El paso adelante del distrito, uno de los más poblados y jóvenes de la ciudad, llega unos días después de que los residentes quedaran sobrecogidos con el atropello de una niña de 14 años que resultó herida grave. Justo una semana después, el viernes, las familias se concentrarán a las 18.00 horas en el número 27 de la calle Naciones Unidas, donde está el paso de cebra en el que la víctima fue arrollada.

El barrio exige «soluciones» a un problema que, por lo visto, no termina de solucionarse a pesar de las medidas tomadas ya por el Ayuntamiento para evitar que algunos conductores pisen a fondo el acelerador. De hecho, tanto en la calle donde ocurrió el atropello como en la Avenida de Zabalgana (en este caso frente al Seminario) hay sendos radares. Pero los vecinos aseguran que «son ya demasiados los accidentes ocurridos» en diversas arterias de la zona. Naciones Unidas, donde resultó herida la niña, es «una de las autopistas» más claras porque es muy utilizada por los coches que van y vienen del polígono de Júndiz. Algunos de ellos circulan por encima de los 50 km/h permitidos «sin tener en cuenta el peligro que suponen para las personas de a pie», indican en un comunicado enviado a través de las redes sociales.

Por todo ello, la comunidad escolar de Zabalgana se ha organizado en la plataforma 'Auzoan autobideriz ez!' (No a las autopistas en el barrio), la cual «tiene las puertas abiertas a todas las organizaciones que se quieran adherir». Su principal objetivo, inciden, es «buscar soluciones» para garantizar que las vías del barrio «dejen de suponer un peligro» para los peatones.

El accidente del viernes pasado ocurrió a las 8.10 y los vecinos aseguran que el accidente «se veía venir» porque, aunque hay un radar cerca, muchos conductores «vuelven a acelerar» en cuanto lo superan. Ese punto es muy utilizado por chavales que van y vienen de los centros escolares o del centro cívico. Además, fuentes policiales aseguraron que el conductor que arrolló a la niña dio positivo en las pruebas de cannabis.

 

Fotos

Vídeos