Un vitoriano es condenado a pagar 2.900 euros por pegar al amante de su mujer tras descubrirles

El esposo pasó con su vehículo y al ver la escena salió con un palo, según el fallo, y destrozó el turismo de su esposa y el del amante de ésta, estacionado al lado

David González
DAVID GONZÁLEZ

Todo lo que leerá a continuación figura en uno de los asuntos más curiosos abordados en el Palacio de Justicia de la Avenida de Gasteiz. Un vecino de Vitoria, sin antecedentes penales hasta este episodio, ha sido condenado a abonar 2.933 euros por una agresión a otro hombre y por daños a su coche y al de una mujer. Lo que distingue a este caso, revisado la semana pasada en el Juzgado de lo Penal número 2, es la relación entre acusado y víctimas. Ella era su cónyuge en el momento de los hechos, ocurridos hace 17 meses.

Esta mujer había quedado, reza la sentencia de conformidad, con la otra víctima en un bar de la capital alavesa. De ahí se metieron en su coche, colocaron unos parasoles y «comenzaron a desnudarse, con la intención de mantener relaciones sexuales». Era primera hora de una tarde primaveral y la casualidad quiso que el esposo pasara con su vehículo y viera la escena. Detuvo la marcha, salió con un palo -dice el fallo- y destrozó varios cristales del auto de su esposa. También hizo lo propio con el turismo del amante, estacionado al lado. Admitida la atenuante de «arrebato», llegó a un acuerdo para olvidar el asunto con el pago de 2.933 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos