Vitoria recortará la subvención a los blusas si tienen comportamientos machistas

La carrera de barricas de vino cumplió en 2017 su segunda edición. /Igor Aizpuru
La carrera de barricas de vino cumplió en 2017 su segunda edición. / Igor Aizpuru

Las dos agrupaciones recibirán las ayudas de acuerdo al número de cuadrillas y actos festivos y se les restará dinero si reproducen cánticos ofensivos en las kalejiras

JOSÉ ÁNGEL MARTÍNEZ VIGURI

Alusiones de mal gusto a la rubia o la morena u otras igual de ofensivas referentes a la condición sexual ya no tendrán cabida en el repertorio de cánticos de las cuadrillas de blusas y neskas del 5 al 9 de agosto en sus kalejiras -los llamados paseíllos cuando había toros que lidiar-. No hay espacio para comportamientos machistas u homófobos tampoco en La Blanca. La reglamentación que prepara el Departamento de Cultura lo tiene claro.

En su propósito por erradicar de la fiesta cualquier ofensa verbal y ataque físico, el Ayuntamiento se propone vincular de forma directa la subvención que reciben las cuadrillas con su implicación con acabar con todo comportamiento machista u homófobo. Es decir, deberán comprometerse a cumplir con unas normas básicas de tolerancia y convivencia en sus kalejiras si quieren tener acceso a fondos públicos. Todavía se ha de estipular cómo, pero esta es la principal novedad introducida en el borrador de la convocatoria de subvenciones que el Departamento municipal de Cultura presentará el lunes para su debate a la Comisión de Blusas y Neskas y al colectivo que se escindió de ella hace un año, la Federación de Neskas y Blusas. El documento también desvelará un apartado que siembra por el momento la incertidumbre entre las cuadrillas, relativo a cómo recibirán la subvención municipal para sus charangas y actos con público. De acuerdo a lo conocido por EL CORREO, el dinero se repartirá entre las dos entidades, con más de 4.000 miembros, cuando hasta ahora solo lo ingresaba la que históricamente les ha representado.

Dos ayudas distintas

Esta vez, tanto la comisión como la federación tendrán que presentar ante Cultura un documento con el número de cuadrillas que las componen y los actos que montan por separado o en grupo y que se incluyen en el programa de La Blanca. De acuerdo a un baremo establecido, el Ayuntamiento valorará las aportaciones y premiará a cada asociación con una cuantía distinta. El año pasado dispuso de 70.000 euros, aunque al final gastó 55.000 porque las peñas que abandonaron la comisión se quedaron sin ayuda.

«Cada entidad recibirá una partida según el número de cuadrillas que representa y las actividades que organizan. Habrá una valoración específica. Así serán ellas las que después repartan la subvención como les convenga entre sus asociadas. Queríamos mantener la autonomía de la comisión y la federación, que se organicen a su manera», aclaran desde el Consistorio, negando así que la ayuda vaya a ser individualizada. Si hubiera incumplimiento, por ejemplo como consecuencia de cánticos ofensivos o comportamientos indebidos, el dinero se le restaría al colectivo.

Desde el Ayuntamiento se rechaza también las quejas de los blusas, que apreciaban «cierto retraso» en los preparativos festivos respecto a otros años, y se les hace un «llamamiento a la calma».

Cultura les llama a la calma y les emplaza a debatir sobre el nuevo modelo de financiación

 

Fotos

Vídeos