«Vitoria se está quedando atrás en materia de accesibilidad»

Nabarro, en una demostración de las dificultades que presentan las paradas actuales./Igor Martín
Nabarro, en una demostración de las dificultades que presentan las paradas actuales. / Igor Martín

El colectivo Eginaren Eginez asegura que las máquinas que expenden billetes y las validadoras del tranvía «siguen estando muy altas»

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Trabajan para que el tranvía de Vitoria se adapte a la ley de accesibilidad desde la instauración de este medio de transporte en 2008. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dio la razón a los miembros de la Asociación de Personas con Discapacidad Física de Álava, Eginaren Eginez, en 2013, y condenó a Eusko Trenbide Sareak a remodelar las paradas para hacerlas lo suficientemente espaciosas. Ahora ven más cerca el final de la batalla, pero lamentan que «han pasado cuatro meses desde que nos expresaron su compromiso y desde entonces no hemos visto ningún cambio en las paradas», señala Igor Nabarro, portavoz de Eginaren Eginez.

Los andenes deberían tener un mínimo de 1,80 metros de ancho para que las personas en silla de ruedas transiten por ellos sin provocar atascos ni obligar a nadie a bajar a las vías. Y por fin serán renovados, pero Eginaren Eginez apunta otras mejoras. «Las máquinas y canceladoras siguen estando muy altas, lo que hace difícil usar este transporte al colectivo», apunta Nabarro. Esta situación se repite en otros recursos públicos como los contenedores de reciclaje, cuya distribución también les llevó a interponer una demanda contra el Ayuntamiento de Vitoria. «El agujero para depositar la basura está a 90 centímetros del suelo y no está separado del resto de contenedor, lo que hace que queden inutilizados mucho antes de estar al máximo de su capacidad».

En Álava viven 1.700 personas con discapacidad, y Eginaren Eginez denuncia que el territorio «se está quedando atrás en materia de accesibilidad». «En centros cívicos nuevos como el de Zabalgana o eventos como el Festival de Jazz las plazas para discapacitados crean una especie de 'gueto' que impide que asistamos a espectáculos con nuestros amigos», lamenta Nabarro, más partidario de soluciones como ubicar estos asientos al final de las filas. «Pedimos consideración y respeto, disfrutar de nuestro ocio como los demás».

El tranvía no es el único medio de transporte en el que los asociados a Eginaren Eginez encuentran dificultades. «Las rampas de los autobuses urbanos más antiguos no funcionan bien y los chóferes no siempre tienen paciencia para solucionar el problema porque deben seguir con sus rutas», asegura Nabarro. Mientras las personas en silla de ruedas utilizan este mecanismo, otro pasajero suele validarles el viaje. «Parecen pequeños detalles, pero perpetúan el estigma y la diferencia a la que nos enfrentamos día a día».

Dar ejemplo

El primer paso para la construcción de la nueva línea de tranvía no resultó esperanzador para Eginaren Eginez. «Fue desagradable comprobar que la nueva marquesina de Angulema tampoco cumplía la normativa después de años de trámites y recursos», recuerda el portavoz del grupo que el pasado mes de marzo protestó junto a la parada por este motivo. Veinte años después de la creación de la Ley de Accesibilidad, Nabarro espera que un mayor compromiso por parte de las instituciones públicas ayude a hacer estas medidas extensivas al resto de la población.

«Los promotores privados y hosteleros no siempre cumplen los requisitos para que podamos acceder a sus locales, pero es comprensible que no se lo tomen en serio si la Administración es la principal incumplidora», critica. Eginaren Eginez seguirá vigilando la progresiva adaptación de las paradas de tranvía existentes en la capital alavesa, pero también demanda un mayor fomento de la autonomía de las personas con discapacidad a la Diputación. «En estos momentos nuestra opción es vivir en familia o acudir a alguna residencia, tenemos que evolucionar de este sistema paternalista a un modelo de vida más independiente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos