Vitoria tiene una deuda municipal de 112 millones

Exterior de las oficinas municipales de San Martín./
Exterior de las oficinas municipales de San Martín.

El interventor advierte del poco margen de ahorro del Ayuntamiento, que cumplió el techo de gasto en 2018 tras quebrantarlo en los tres cursos anteriores

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

El Ayuntamiento de Vitoria cerró sus cuentas el último ejercicio rebajando su deuda con cajas y bancos hasta 112 millones, un 5% menos que en 2017, cuando ese montante se disparó a 118 millones. Ese déficit incluye lo que debe el propio Consistorio (86,4 millones) y sus sociedades municipales y organismos autónomos (26). Pese a lo elevado de la cifra, la administración cumple con todos los parámetros de estabilidad presupuestaria que exige la ley según un informe del interventor general, Alfredo Barrio.

Entre esos indicadores figura el objetivo de estabilidad, que se sitúa en un 6%. Este es el principio «más importante» desde el punto de vista de las consecuencias legales que puede acarrear su quebrantamiento, reseña el alto funcionario. En la liquidación del 2018 Vitoria también cumplió con el techo de gasto –por una diferencia de 1,1 millones– tras incumplirlo durante tres años consecutivos desde 2015, un punto «delicado» del Ayuntamiento.

El interventor pone también el acento en el «estrecho margen de ahorro» de las arcas locales (solo el 2%), un «punto débil», por lo que solicita tomar medidas para mejorar la relación entre ingresos y gastos corrientes. Además recalca que Vitoria es «muy dependiente» del Fofel.

Poca inversión

Desde la oposición, la portavoz de EH Bildu, Miren Larrion, ha censurado el «sinsentido absoluto» que supone la regla de gasto, algo que «constriñe» a la institución local a la hora de invertir aunque se aumenten los ingresos. La popular Leticia Comerón ha criticado que «se está acudiendo a deuda para pagar deuda» pero no a las inversiones, y ha lamentado que «Urtaran ha sido el alcalde que menos ha invertido». Óscar Fernández, de Elkarrekin Podemos, ha censurado el «insignificante» ahorro del 2% y ha pedido una «reflexión profunda» para mejorar tanto ese aspecto como la deuda.

Por parte del equipo de gobierno, el concejal de Hacienda, Iñaki Gurtubai, ha coincidido en que «es el momento de hacer una reflexión compartida» sobre la situación financiera económica del Ayuntamiento, que «no es alarmante pero requiere medidas». Desde el PSE, su socio de gobierno, la concejala Marian Gutiérrez ha coincidido con el interventor en que «tenemos una dependencia estructural histórica del Fofel».