Vitoria deja atrás un mes de mayo con sólo 157 horas de sol

Aspecto de una de estas tardes de tormenta de Vitoria. /
Aspecto de una de estas tardes de tormenta de Vitoria.

El territorio se prepara para otra semana de lluvias continuas

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYO

La culpa de que aún no hayamos podido desterrar el paraguas, los chubasqueros y el calzado impermeable la tiene DANA (acrónimo de Depresión Aislada en Niveles Altos). Lo que siempre se ha conocido como 'gota fría' -el resultado de la colisión del aire polar con el más cálido y húmedo del sur del continente-, es responsable de los chubascos y tormentas que prácticamente a diario desde el pasado sábado nos están obligando a blindarnos de la lluvia y a sortear charcos bajo un cielo tronador que tendremos encima, al menos, varios días más. La alerta amarilla por lluvia se mantiene hoy, con una previsión de precipitaciones que se mueve entre los 15 y los 24 litros por metro cuadrado, según Euskalmet. Registros fuertes que se van a replicar mañana, el domingo y la próxima semana.

Muchos días seguidos

«La excepcionalidad está quizás en la sucesión de episodios, porque este fenómeno de tormentas es habitual en mayo. Hay que tener en cuenta que no estamos sufriendo importantes problemas por el granizo, por ejemplo. De hecho, la alerta es amarilla, ni naranja ni roja», explica el coordinador de la Agencia Vasca de Meteorología, Santiago Gaztelumendi. Demasiadas 'depresiones aisladas' o 'Danas' seguidas, viene a decir, pero precisando que «no es una percepción objetiva basada en datos científicos, no al menos para Euskadi».

Pronóstico

Viernes
Máx. 21º Mín. 12º. Aumenta la inestabilidad con más tormentas. Precipitaciones de 15 y 24 litros por metros cuadrado.
Sábado
Máx. 23º Mín. 13º. Las tormentas volverán a reclamar protagonismo. Más de 15 litros en una hora y también granizo.
Domingo
Máx. 21º Mín. 13º. Se repetiría la inestabilidad de los últimos días, granizo, lluvia y aparato eléctrico y precipitaciones fuertes.

Porque no hay dientes de sierra excepcionales en las gráficas estadísticas cuando se miran con una perspectiva de varios años. Pero sí hay parámetros muy puntuales que llaman la atención. Por ejemplo, que el martes una tromba de agua dejase 38,3 litros por metro cuadrado a las 16.20 horas en la localidad alavesa de Navarrete, 35,2 de ellos en apenas 10 minutos. Ayer los registros más fuertes fueron en Espejo (21,7), Herrera (17,2), Zambrana (16,8) y Etura (15,8 litros por metros cuadrado).

Tenemos la percepción de que nos está cayendo más lluvia que otros años. Y eso es cierto, a medias. La estación meteorológica situada en el aeropuerto de Foronda, el 'ojo' científico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), cuantifica en 476 litros por metro cuadrado las precipitaciones que hemos recibido en Vitoria entre el 1 de enero y ayer mismo. En cinco meses habríamos cubierto el 60% del 'cupo' medio anual desde 1978, los 800 litros por metro cuadrado.

El temporal de lluvia pilla a estos viandantes en la calle Honduras.
El temporal de lluvia pilla a estos viandantes en la calle Honduras. / Blanca Castillo

Pero «este mayo no ha sido especialmente excepcional», refuerza la meteoróloga Margarita Martín. No, porque en el de 2017 también recibimos los mismos 55 litros. Otra cosa es que ampliemos el ángulo del retrovisor: 22 menos cayeron en 2016 (33) y hasta 45 en 2015 -aquel mayo sí que fue seco-. Lo contrario que el de 2008: 201 litros por metro cuadrado. Un auténtico chaparrón.

¿Y qué pasa con el sol? Pues que los mantos de nubes nos lo robaron el pasado mayo más tiempo que otros años. Apenas disfrutamos de 157 horas «de insolación», que es como definen los meteorólogos la incidencia directa del gran astro. Se trata del dato más bajo desde, al menos, 2014 (200). Eso sí, nada que ver con el mayo de 1984, perfecto para ambientar la mítica novela de Aldous Huxley, porque fue el más sombrío de la historia reciente de Vitoria: apenas 91 horas de sol.