Salvador Rueda: «Vitoria debe tener un transporte público con frecuencias cada 5 minutos, como el metro»

Salvador Rueda, con una bicicleta, junto al Palacio Europa de Vitoria./Igor Aizpuru
Salvador Rueda, con una bicicleta, junto al Palacio Europa de Vitoria. / Igor Aizpuru

El 'padre' del Plan de Movilidad se plantea reducir a la mitad la espera en la parada en la revisión del ambicioso documento, que tendrá listo a final de año

IOSU CUETO

Para entender el peso de Salvador Rueda en el campo de la movilidad basta con un dato: desde que arrancó el año, solo ha dormido ocho veces en su casa de Barcelona. Nueva York, Boston, Montreal, Vancouver, Buenos Aires o Medellín han acogido sus últimas conferencias. Pero el 'padre' del Plan de Movilidad de Vitoria y director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona sigue «enamorado» de la capital alavesa. Ahora está inmerso en la revisión del documento a petición del Ayuntamiento, una tarea que acabará a final de año. Un exigente encargo que le obligará a ensamblar las distintas piezas que están sobre el tablero, incluidos el tranvía y el 'bus exprés'. Su objetivo, que la Green Capital vuelva a ser «un ejemplo» internacional de sostenibilidad. «Y lo será, que nadie tenga ninguna duda», avisa.

- El urbano y el tranvía baten récords pero Vitoria no para de ponerse retos en materia de movilidad. El metro ligero llegará al campus y también se proyecta su extensión a los nuevos barrios. El 'bus exprés' emerge como otra alternativa de alta capacidad. ¿Hasta qué punto es necesario apretar el acelerador con nuevos proyectos en vez de, por ejemplo, comprar más autobuses?

- Está justificado. Le pongo un ejemplo. Piense en Zabalgana, que ha crecido tanto que ahora ronda los 26.000 habitantes. Es una ciudad nueva, como Salburua, donde también ha pasado lo mismo. Los códigos de movilidad que hicimos hace una década se deben reconsiderar. El problema es que hay que hacerlo de forma integral.

- ¿A qué se refiere?

- A que si en una red de transporte mueves algo en un lado, puedes ocasionar una disfunción en otro. Pero Vitoria tiene unas dimensiones fantásticas y una ventaja sobre otras ciudades: lo que dice, lo hace. Se atrevió a cambiar de un día para otro todas las líneas de Tuvisa. Fue el 29 de octubre de 2009. Esa misma apuesta se planteó en Barcelona mucho antes, en 2002, pero no se empezó a implantar en las primeras 5 líneas hasta 2012. ¿La razón? Que vieron que aquí funcionaba.

- Pero en el Ayuntamiento la unanimidad se ha roto. Tanto el tranvía como el Bus Eléctrico Inteligente (BEI) tienen detractores.

- Vitoria es la única ciudad de España que conozco que ha modificado su modelo de movilidad. Ha aumentado los desplazamientos a pie, en bici y en transporte público en detrimento de los que se hacen en vehículo privado. Ahora queda remachar el clavo, trabajar en la misma línea y que los expertos que redactan el nuevo Plan General de Vitoria incorporen estas ideas. Por todo esto Vitoria consiguió ser Green Capital. Por eso y por otra cosa: la unanimidad. Mire, yo no soy nadie pero me muevo por todo el mundo y sé dónde están las fortalezas y debilidades de cada ciudad. Hay que volver al consenso.

- Vayamos por partes. Ahora está en obras la extensión del tranvía al campus. Con una plataforma vecinal en contra, por cierto.

- Nosotros dibujamos ese ramal y el de Salburua, que ahora se ha extendido un poquito más para llegar más lejos. Respecto a las protestas, no sé por qué puntos exactos pasa la línea. No sé si están justificadas.

- Sigamos. ¿Qué le parece el proyecto de 'bus exprés' en la actual Periférica (L2) de Tuvisa?

- Si mejora la calidad de un servicio público ¿dónde hay que firmar? Es la sustitución de la línea 2, la más utilizada, que la concebí yo. Si el 'bus exprés' ofrece confort, accesibilidad y velocidad... ¡bingo! Perfecto.

Defensa de la Periférica

- Eso contrasta con la solicitud de los vecinos de Zabalgana de cambiar el recorrido para que el bus eléctrico llegue a su barrio.

- Les entiendo, pero pido prudencia. Lo que piden los vecinos no es incompatible con lo que hay sobre la mesa. Tampoco hace falta desmontar el proyecto para atender esa exigencia. No hemos hecho nada más que empezar el estudio, pero me parece que ese barrio necesita más que eso. ¿Un tranvía, otro 'bus exprés'? Lo principal es que haya un servicio que llegue lo más rápido posible donde ellos quieren. Pero eso requiere de un análisis profundo y hace solo un mes que tenemos el contrato para analizar la situación de Vitoria.

- El mes pasado dijo que el tranvía era el medio de transporte «campeón». ¿Por qué? El 'bus exprés' se parece mucho, incluso físicamente en algunos modelos, y es mucho más barato.

- Si hay demanda suficiente, el tranvía es imbatible. Si puedo conseguir el mejor modo de transporte público, eso que parece caro ahora es lo más barato del mundo si funciona. La gente no analiza el impacto en emisiones que nos ahorramos si dejamos en casa el coche. ¿Cuánto vale eso? ¡Esa es la clave del futuro! Ojo, nos jugamos el planeta que heredarán nuestros hijos y nietos. El nivel de confort del tranvía no lo tienen otras alternativas. Hay elementos evidentes de carácter físico y otros psicológicos o perceptivos. Sabes que su rigidez aporta seguridad, es un transporte de calidad, es accesible, avanza con suavidad, pagas antes de subir... Los estudios de percepción de usuarios lo dicen así en todo el mundo.

- ¿Y su impacto físico? Ya sabe, la catenaria, las vibraciones o su paso por calles estrechas.

- Hay que relativizar ciertas cuestiones en el tiempo. Si hablamos de aspectos urbanísticos, también le digo que una infraestructura fija genera nodos.

- ¿A qué se refiere?

- A que genera centralidad y puede beneficiar a la actividad económica. Es algo que va más allá de la zona en la que se ubican las paradas. El tranvía produce efectos de transformación urbanística a favor de la ciudadanía.

- Usted hizo el estudio del Arabatran, el medio de transporte a medio camino entre el tren y el tranvía que EH Bildu planteó para unir varios pueblos con la ciudad por el trazado del tren. Una de las alternativas proponía una conexión Este-Oeste con 'bus exprés' sobre el futuro corredor soterrado del tren. Si eso es posible ¿no se puede arrepentir la ciudad de haber ampliado antes el tranvía a Salburua y Zabalgana?

- No. Las soluciones Este-Oeste deben darse en todos los casos y eso no invalida el tranvía a Salburua, por ejemplo.

Factor psicológico

- ¿Cuál es la gran asignatura pendiente del transporte público de Vitoria?

- Ya hemos avanzado mucho y muchas capitales soñarían con tener los códigos de movilidad que se han implantado aquí. Todas las ciudades buscan lo mismo, pero Vitoria marcará la pauta, será el ejemplo y la punta de lanza de una transformación. ¿Le falta algo? Sí.

- ¿Y qué es? ¿Cómo llegará a superarse?

- Necesita un transporte público mejor. El objetivo es lograr frecuencias de 4 ó 5 minutos, como en el metro.

- Cuando se cambiaron las líneas se consiguió que las frecuencias del urbano bajaran a 10 minutos en los días laborables. ¿Es factible dar otro giro de tuerca?

- Yo apuesto por ello. En este caso ya no hablo desde el punto de vista técnico, sino que voy más allá. Hay que mirar esto desde un punto de vista psicológico. Si conseguimos esas frecuencias, la espera media será de 2 minutos, y eso es como no esperar en la parada, porque el reloj mental ni siquiera habrá empezado a contar. Al principio puede impresionar, pero vamos a analizar bien todas las opciones y ver hasta dónde podemos llegar. Y además, hay que contar con un transporte de calidad. Insisto: esto no es una competición entre medios.

«Que la gente empiece a valorar si se compra o no un coche»

Salvador Rueda habla de los nuevos retos de Vitoria en materia de sostenibilidad.

- ¿Cuáles serán las claves del nuevo Plan de Movilidad?

- De forma resumida, le menciono algunas. Mejorar la conexión con Zabalgana y con los polígonos industriales, resolver problemas de tráfico como el de la rotonda de América Latina, y que con una tarjeta puedas utilizar el urbano, una bici de alquiler o compartir coche. El 5G supondrá una transformación brutal para las tecnologías de la comunicación. Y por supuesto, continuar con las ‘supermanzanas’.

- ¿Por qué las defiende tanto?

- Porque las calles no son para moverse, son para que el ciudadano vuelva a ser libre. Hay que convertirlas en plazas, en lugares seguros, donde la convivencia se multiplique. Vitoria debe ser el lugar con la mejor calidad urbana para una ciudad intermedia y Barcelona para una grande. Lo que haremos tendrá una proyección mundial.

- ¿Y el vehículo privado?

- Que la gente empiece a valorar si se compra un coche o no. Las empresas automovilísticas están redirigiendo la fabricación para convertir el coche privado en uno compartido. El vehículo eléctrico terminará siendo así. Lo importante será el servicio, no el objeto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos