Vitoria condena la agresión de unos padres a su hijo tras confesarles su homosexualidad

Concentración de este martes contra la homofobia en Vitoria./Jesús Andrade
Concentración de este martes contra la homofobia en Vitoria. / Jesús Andrade

Decenas de personas se concentran en la Plaza de la Virgen Blanca para mostrar su repulsa

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Recibió una paliza por parte de sus propios padres y hoy la ciudadanía alavesa ha querido mostrarle su apoyo. Decenas de personas han protagonizado una concentración en la plaza de la Virgen Blanca bajo el lema 'La homofobia no cabe en nuestras calles' tras conocer que la Diputación ha asumido la custodia de un menor de 16 años al que la Ertzaintza rescató en medio de una agresión.

La protesta convocada por Lumagorri Heterosexismoaren aurkako taldea y grupos como la coordinadora del 28 J ha contado con el respaldo del Ayuntamiento de Vitoria, que ha animado a la población a sumarse a la concentración. Ayer el alcalde Gorka Urtaran calificó de «aberrante» la actitud de unos padres que rechazan la sexualidad de su hijo. En el comunicado institucional hecho público hoy, el Ayuntamiento ofrece su apoyo y cercanía a la víctima. Los padres del joven, de origen pakistaní, afirmaron que «lo preferían muerto». El padre le golpeó con un palo y la madre trató de clavarle un cuchillo.

«Las agresiones contra nuestro colectivo se dan en todos los ámbitos: familiar, laboral, institucional, centros educativos... Lo que demuestra que la violencia es estructural», han afirmado los portavoves Einar Oseguera y María San Román al término de la concentración. El acto ha estado encabezado por una pancarta con las palabras '#Stop LGTBIQfobia'. Lumagorri también ha hecho alusión a «las fuerzas cada vez más reaccionarias que cuestionan la necesidad de la puesta en marcha de campañas educativas y divulgativas de la diversidad sexual de género».

El Consistorio tiene previsto poner en marcha un observatorio LGTBI con esta asociación para analizar estas situaciones, prevenirlas y garantizar los Derechos Humanos de los ciudadanos. El año pasado se detectaron hasta trece agresiones hacia personas de este colectivo en la ciudad.