El Plan General centra el primer encontronazo del Gabinete Urtaran con la oposición

Vista aérea del barrio vitoriano de Salburua./ Kristian Ezcurra
Vista aérea del barrio vitoriano de Salburua. / Kristian Ezcurra

El curso político arranca con el viejo debate sobre el suelo, pero con el consenso de coser los nuevos barrios al núcleo urbano

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Hay ocasiones en las que un solo lugar común, por insignificante que parezca, puede desencadenar avances significativos. Ese es el punto de luz que ha mostrado el arranque del curso político en el Ayuntamiento de Vitoria, que ya ha vivido un encontronazo entre el Gabinete Urtaran y la oposición. Y es que la primera comisión de la legislatura, protagonizada por la concejala de Territorio y Acción por el Clima, Ana Oregi, ha estado marcada por el elevado tono de la oposición ante la necesidad de definir el nuevo Plan General de Ordenación Urbana.

El PNV (con el apoyo del PSE), EH Bildu, PP y Elkarrekin Podemos se han reprochado la incapacidad de dar salida al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), encargado de calificar el suelo de la ciudad, pero han coincidido en la necesidad de coser los nuevos barrios de Salburua y Zabalgana al núcleo urbano. Desde el «grave incumplimiento» que supone no haber sacado adelante el documento en la anterior legislatura en palabras de Miren Larrion (EH Bildu), hasta la sensación de «ciudad descosida» de Óscar Fernández (Elkarrekin Podemos), los diferentes grupos han elevado el tono ante la concejala jeltzale.

Oregi, por su lado, ha subrayado la importancia de aprobar el Plan General en la presente legislatura para poder cohesionar la ciudad y acelerar los diferentes proyectos urbanísticos, al tiempo que ha recordado que la revisión del documento no solo le ha correspondido a su partido ni a su gobierno en los últimos años. «Ojalá ustedes hubiesen sido capaces de aprobarlo», ha lanzado la concejala.

La redensificación de los nuevos vecindarios es uno de los grandes asuntos pendientes de la capital alavesa, que ha empleado excesivo suelo en un crecimiento extenso y poco uniforme. Así lo ha reconocido la propia Oregi, quien ha mostrado su intención de que la ciudad «crezca hacia dentro» para unir Salburua y Zabalgana al resto de la capital alavesa. Para ello, no obstante, resultará necesario culminar la revisión del PGOU, un trámite que se encuentra pendiente y que era uno de los grandes hitos de la pasada legislatura. «Lo necesitamos como agua de mayo», ha asegurado la concejala jeltzale.

Oregi, que ha fijado para el miércoles de la próxima semana una ponencia para abordar la revisión del Plan General, ha pedido la colaboración «de todos los grupos» para sacar adelante el nuevo documento. «Debe regir la ciudad durante los diez próximos años», ha subrayado la concejala.