Vitoria busca fomentar la biodiversidad en sus parques urbanos

Vitoria busca fomentar la biodiversidad en sus parques urbanos

El Ayuntamiento instalará cajas nido, acopios de madera y charcas artificiales en varios parques de la capital alavesa

Gabriel Cuesta
GABRIEL CUESTA

La gran variedad de series vivos que habitan en el Anillo Verde dotan de gran valor a este área natural que rodea Vitoria, pero también en los parques urbanos que se encuentran en el corazón de la capital alavesa residen especies que se han visto «desplazadas en su momento como consecuencia de diferentes procesos de urbanización». Por eso, el Ayuntamiento ha colocado 14 cajas nido y diversos acopios de madera en algunas de estas áreas verdes para «fomentar la diversidad de especies animales en el municipio».

Las cajas nido repartidas por todo el municipio buscan «favorecer la presencia de autillo europeo (Otus scops)», el ave rapaz nocturna más pequeña de toda la península. Esta especie se suele ubicar en zonas arboladas y pasar inadvertida gracias a su capacidad de camuflaje, pero, sin embargo, es fácil de identificar debido a su característico canto. Además, reside en el entorno de Vitoria en época reproductora.

También se han preparado acopios de madera en algunos parques, como el de Ariznavarra o el de la Biodiversidad. Con ello se busca favorecer la riqueza de insectos saproxílicos (es decir, que se alimentan de madera muerta) como la Rosalia alpina o el ciervo volante (Lucanus cervus), ambas amenazadas y protegidas. Sirven también como refugio de otros muchos invertebrados y pequeños vertebrados: anfibios, reptiles… El aumento del número de insectos traería consigo la presencia de especies insectívoras, como algunas aves.

En cuanto a los anfibios, desde 2014 se trata de ayudar a la supervivencia del sapo partero -la única que sobrevive en el interior de Vitoria. en el estanque del Parque de la Florida. En estos sapos, el macho acarrea entre sus patas traseras los huevos fecundados de una o varias hembras, acercándose al agua para liberar los renacuajos. Un problema, ya que este estanque debe someterse a limpiezas periódicas, por lo que muchas crías morían al quedar en seco o marchar por los desagües. Desde diciembre de 2014 se ha llevado a cabo en cada una de las limpiezas acometidas una recogida de los renacuajos afectados para que permaneciesen en contenedores con agua y fueran liberados se terminase la limpieza del mismo. Como consecuencia, hasta 2018 se han beneficiado de esta actuación 4.085 renacuajos.

Por último, el Ayuntamiento, a través de un Plan de Empleo, analiza zonas en el barrio de Zabalgana en las que construir charcas artificiales donde pueda reproducirse el sapo corredor (Bufo calamita). Este anfibio, considerado «vulnerable» entre las especies amenazadas, mantiene una precaria población que cría en charcas efímeras creadas por la acumulación de agua de lluvia en algunos solares del barrio. Estos suelos serán urbanizados, se ve la necesidad de proporcionar zonas húmedas adecuadas para su reproducción. Todas estas acciones son llevadas a cabo por la Unidad de Paisaje Urbano del Ayuntamiento de Vitoria, en colaboración con la Unidad de Anillo Verde y Biodiversidad.