Vitoria ampliará el Centro de Protección Animal y lo abrirá a caballos, burros y cabras

Las obras de reforma en el CPA alcanzarán los 750.000 euros./i. o.
Las obras de reforma en el CPA alcanzarán los 750.000 euros. / i. o.

Los espacios para perros abandonados pasarán de 32 a 57, con casetas específicas para razas peligrosas. Se invertirán 750.000 euros

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Los gatos, perros y otros animales desatendidos del territorio histórico contarán con más espacio para vivir una segunda oportunidad en el Centro de Protección Animal (CPA) de Armentia. Este refugio para las mascotas callejeras, accidentadas o que no encuentran un hogar pasará a dar servicio a cabras, burros y caballos de toda Álava en los próximos meses después de que la licitación del proyecto se publique en las próximas semanas.

«Este recurso ya da servicio a toda la provincia y el concurso se publicará antes del final de la legislatura», expresó la concejala de Urbanismo Itziar Gonzalo. El centro contará con 25 cheniles nuevos y, además, se mejorarán sus accesos y zonas de aparcamiento con un proyecto valorado en aproximadamente 750.000 euros. El servicio depende del departamento de Políticas sociales y Salud pública, y la ampliación del CPA era una demanda de los trabajadores y voluntarios que dedican su tiempo a ayudar en la perrera y el Elkargune de Protección animal.

Estas instalaciones, que se inauguraron en 1983, cuentan con 119 metros cuadrados útiles más otros 1.740 para la zona de cheniles. Pese a que se adecúan a la normativa vigente, presenta incomodidades y necesidades mayores a las de hace 20 años debido a la política de sacrificio cero que lleva a cabo la capital alavesa. Cada vez se recogen más animales al abarcar el servicio todo el territorio alavés. «Tanto las necesidades como las tareas han sobrepasado con creces las previsiones», admiten fuentes municipales. El propio centro elaboró una serie de propuestas de mejora en 2015, que se han tomado como base para las nuevas actuaciones.

«Las necesidades del centro se han sobrepasado», admite el Ayuntamiento

Nuevo edificio adosado

La intervención se divide en la ampliación del edificio de oficinas, la reforma de los accesos viarios y el aumento de las instalaciones de atención a los animales. La curva cerrada del acceso actual dificulta el paso de vehículos de transporte especial y existen pocas plazas de aparcamiento. El edificio de atención al público se redistribuirá gracias a una construcción adosada en la que se erigirá un espacio polivalente para dar cabida a charlas o reuniones. De esta manera, el bloque destinado al quirófano y las oficinas contará con 100 metros cuadrados más.

Los mayores cambios se producirán en la zona de cheniles, que pasarán de 32 a un total de 57. Se construirán 25 nuevos de un tamaño similar a los ya existentes, y cinco de ellos se habilitarán para la acogida de perros peligrosos con una doble puerta de acceso. La zona de cachorros se separará de la del resto de los perros para evitar posibles transmisiones de enfermedades, y los canes que sufran alguna afección estarán en un nuevo bloque. Los gatos también contarán con más espacio.

Por último, el nuevo espacio destinado a caballos, burros y cabras y otros tipos de animales que el CPA acoge de forma temporal se ubicará en un área más distante y dispondrá de un acceso independiente. La estimación económica valora todas estas transformaciones en 750.000 euros, el 58% de los cuales se destinarán a la ampliación del espacio de oficinas.