El visón europeo gana la partida

Ejemplar de visión europeo en el humedal de Salburua. /Jabier Mendiola
Ejemplar de visión europeo en el humedal de Salburua. / Jabier Mendiola

Un programa europeo liderado por Álava permite la captura selectiva de la invasora especie americana y la exitosa cría en cautividad de la local

MARÍA JOSÉ PÉREZ

El visón europeo recupera terreno frente al americano y le va ganando la partida. Después de dos décadas, los trabajos realizados en el territorio alavés ofrecen unos resultados que han merecido incluso la felicitación de Laszlo Becsy, el representante de la Unión Europea que desde el pasado martes visita el territorio para conocer de primera mano los rendimientos del proyecto Life Lutreola, que lidera la Diputación foral y en el que participan también las de Bizkaia y Gipuzkoa, el Ayuntamiento de Vitoria, los gobiernos de La Rioja y Aragón y la Asociación Visón Europeo.

En su recorrido por Álava, el experto húngaro comprobó el funcionamiento de las plataformas flotantes que se colocan en los ríos para la captura selectiva del destructivo visón americano. Comprobó su eficacia y transmitió a los responsables «la felicitación por los éxitos del sistema de control», explicaron fuentes del departamento de Medio Ambiente.

Las cifras hablan por sí solas y avalan el éxito de las medidas. Poco a poco, el mamífero invasor ha visto mermada su población hasta convertirse en prácticamente en inexistente. En el año 2015 fueron capturados en el territorio 150 ejemplares. En un ejercicio, la cifra cayó hasta sólo once y en el último año, el atrapamiento selectivo sólo llevó hasta las plataformas a un visón americano. Es significativo señalar que en el periodo anterior controlado, entre 1997 y 2014 se habían capturado 294 ejemplares.

Esta medida se desarrolla de forma paralela a otra igual de importante, la cría en cautividad de la especie europea y su posterior liberación para lograr, de forma progresiva, el aumento de la población. Becsy remarcó la importancia de «dar continuidad» a este trabajo. En junio de 2017, en Álava se había logrado localizar ya 16 ejemplares de visión europeo, cuando sólo tres años antes era imposible encontrar a ninguno.

Generar un hábitat propicio

Una vez que se ha empezado a recuperar la especie resulta clave desarrollar acciones encaminadas a su conservación, como la restauración ambiental del llamado ‘recodo de Gimileo’, en el río Ebro a su paso por Labastida. Se trata de una zona que se ha restaurado ambientalmente y en la que se ha colocado la flora adecuada para generar un hábitat propicio para los visones europeos. Esta actuación se completa con paneles interpretativos que explican a quienes se acercan hasta este paraje las características de estos pequeños mamíferos tan amenazados por los americanos de superior tamaño. Dentro del programa Life Lutreola, la Diputación también difundió un vídeo para informar de las medidas de conservación de la especie y sensibilizar sobre su protección.

La cifra

150
visones americanos se capturaron en Álava en 2015. El control permitió que la cifra fuera descendiendo a once ejemplares en 2016 y ya sólo uno en el ejercicio pasado. Entre 1997 y 2014 se habían atrapado 294, con 66 como máximo en un año (2001).