Virgen Niña de Amurrio se suma a los 'Fridays for Future'

Un momento de la concentración celebrada el viernes en el colegio Virgen Niña de Amurrio./Virgen Niña
Un momento de la concentración celebrada el viernes en el colegio Virgen Niña de Amurrio. / Virgen Niña

Toda la comunidad escolar participó el viernes en la primera concentración ruidosa para pedir mejoras medioambientales

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Cuando Greta Thunberg inició en agosto del año pasado sus protestas para mejorar la calidad medioambiental en Suecia, no pensó que su movimiento estudiantil iba a llegar tan lejos. Ahora, ha sido el colegio Virgen Niña de Amurrio el que se ha sumado a los '#FridaysforFuture' en el que participan estudiantes de todo el mundo.

Toda la comunidad escolar del colegio amurriano, integrada por 250 alumnos y una quincena de profesores, se sumó el viernes a la primera concentración ruidosa para alertar a las autoridades de que deben hacer algo para evitar el deterioro del planeta. Uno de los impulsores del movimiento en Amurrio ha sido el profesor Enrique Arberas, biólogo y naturalista.

La iniciativa consiste en realizar paros todos los viernes, aunque el centro, no ha adoptado aún una decisión acerca de cómo abordará en el futuro estas protestas, que el viernes pasado, fueron acogidas con entusiasmo por el alumnado, que realizó un trabajo previo a la concentración. «Han preparado carteles en varios idiomas sobre el cambio climático y la necesidad de prestar atención a lo que está ocurriendo», explicó Arberas. «Me impactó mucho un vídeo que vi de Greta en el que reflexiona acerca de los motivos para ir a clase si igual no hay futuro», añadió el profesor.

Canciones y pancartas

También cantaron una canción en inglés con el mismo objetivo y cerraron la concentración,que tuvo que celebrarse en el gimnasio porque la jornada fue lluviosa, con una enorme cacerolada.

La concentración fue todo un éxito. / Virgen Niña

En otros lugares, los estudiantes hacen ruido delante de los edificios institucionales con el mismo objetivo. En el caso de Amurrio, participaron todos los cursos del centro, desde infantil a secundaria. En alguno de los carteles se podía ller 'Skolstrejk för klimatet (huelga escolar por el clima)' el lema que hizo circular Greta Thunberg cuando inició el movimiento. También redactaron un manifiesto en el que hacen un llamamiento a luchar contra el cambio climático porque «de lo contrario, será irreversible». Los escolares de Amurrio aseguraron que «también queremos hacer nuestra pequeña contribución y por eso estamos hoy aquí».

De momento, no hay noticias de que otros centros de la comarca se hayan sumado a este movimiento, que espera convertirse en una referencia de cambio, ya que como explicaron los alumnos que participaron en la concentración, «sin estudiantes no hay revolución».