El viaje a la luna de Méliès despega en la Virgen Blanca

Panel dedicado al Bazar de la Charité y el incendio de 1897, en los inicios del cine./Jesús Andrade
Panel dedicado al Bazar de la Charité y el incendio de 1897, en los inicios del cine. / Jesús Andrade

El cinematográfico universo del creador centra una muestra que transporta la plaza al siglo XX parisino, el génesis de su magia

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

'Ante aquel espectáculo, efectivamente nos quedamos todos boquiabiertos, estupefactos, asombrados...'. Georges Méliès escribió estas palabras acerca de la presentación del cinematógrafo de los hermanos Lumière, el 28 de diciembre de 1895 en el parisino Grand Café del Boulevard des Capucines. En la ciudad de la luz, el creador en seguida vio las posibilidades de ese ingenio, con el que gestó un universo artístico de fantasía que luego se tornó en industria, convirtiéndose en el padre del cine de ficción. La obra de este director, mago, dibujante, actor, decorador y constructor de artefactos aguarda al otro lado del particular portal que representa, con forma de singular telón de terciopelo, la plaza de la Virgen Blanca, donde se ha instalado la muestra 'Empieza el espectáculo'.

Un viaje en el tiempo que permite 'colarse' entre las bambalinas del teatro Robert-Houdin, acercarse al estudio (a escala) con paredes de cristal que el cineasta erigió en Montreuil y hasta montarse, como si dijésemos, en el cohete de 'Le Voyage dans la Lune' (1902) que se proyecta en los 200 metros cuadrados de esta suerte de feria de principios del siglo pasado que emula el espacio.

«Triunfo» del cine narrativo

'El viaje a la luna', que en su origen despertó los recelos de los feriantes por su excesiva duración (¡15 minutos!) simboliza «el triunfo del cine narrativo -con su estructura inicio- nudo-desenlace-», como reflexiona el guionista y escritor Sergi Martín, comisario de esta iniciativa de la Obra Social La Caixa en la que participa la Cinémathèque Française. Porque Méliès no solo dirigió películas, creó obras que «contaban historias».

Fotogramas de 'Le Voyage dans la Lune' (El viaje a la luna), película de 1902. / Jesús Andrade

Reproducciones de artilugios, maquetas, objetos de época y copias de fotografías, junto a varios filmes, plasman en el montaje el papel del cineasta como precursor del género fantástico y los efectos especiales, aplicando la técnica de la linterna mágica al estudio de cine o el ilusionismo a la edición de fotogramas.

Méliès, modelo de los primeros cineastas de Europa y EE UU, quedó superado con los años y acabó arruinado, «quemando sus películas para sacar el nitrato de plata». Terminó regentando una juguetería en la estación de Montparnasse hasta que un periodista lo halló y abrió el camino a la reivindicación de su figura. En 1931, recibió la Legión de Honor, la máxima condecoración del Estado francés, con el homenaje personal de Louis Lumière.

La exposición

Título.
'Empieza el espectáculo. Georges Méliès y el cine de 1900'.
Fecha y lugar.
Hasta el 13 de noviembre en la Virgen Blanca.
Organiza.
Obra Social La Caixa con la Cinémathèque Française.
 

Fotos

Vídeos