300 usos de las paradas 'anti-acoso' durante La Blanca

La línea de servicio nocturno durante las fiestas. /Blanca Castillo
La línea de servicio nocturno durante las fiestas. / Blanca Castillo

23.206 personas recurrieron al Gautxori de Tuvisa durante las fiestas, un 6,7% más que el año pasado

MAIDER MENDEZ

Durante las fiestas de La Blanca casi 300 personas, en su gran mayoría mujeres, utilizaron el servicio de paradas a demanda que puso a disposición la compañía Tuvisa. En concreto, fueron 277 mujeres y 20 menores de edad quienes hicieron uso de esta iniciativa que se puso en marcha en agosto del año pasado como prueba piloto en la línea G3 -el Gautxori de Armentia-Zabalgana- y ya se ha extendido este año a todos los recorridos de los autobuses urbanos nocturnos con el objetivo de mejorar la seguridad de mujeres y menores en sus trayectos de vuelta a casa. En la primera noche de jolgorio, la del 4 de agosto, se registró el mayor número de usuarias, 73. «Las paradas contra el acoso deben seguir por las mañanas», demandaban algunas de ellas.

Estas líneas de Gautxori han sido utilizadas en su conjunto durante La Blanca'2019 por 23.206 personas, lo que supone un incremento del 6,7% respecto a las fiestas del año pasado y confirma la tendencia al alza de los últimos ejercicios.

El recorrido más demandado por los vitorianos y visitantes en la semana festiva ha sido el de Armentia-Zabalgana, con 8.403 viajeros, seguido de la línea Sansomendi-Lakua con 6.660 y la ruta Salburua-Aranbizkarra (2.823).

El balance completo de los servicios de transporte público de Tuvisa en La Blanca deja una cifra de pasajeros de 211.206, que supera en 1.681 los usos del año pasado.

Concentración de rechazo ante las agresiones machistas

El Ayuntamiento de Vitoria convocó ayer una concentración en la plaza de España para mostrar su rechazo ante la última agresión machista en la madrugada del sábado, cuando un hombre dejó inconsciente a una mujer que le recriminó por haber abusado de ella. En total, durante las fiestas se registraron cinco ataques sexuales. Tras una protesta silenciosa de 15 minutos, la concejala de Igualdad, Miren Fernández de Landa, señaló que «la violencia machista es una grave vulneración de los derechos humanos y un problema social de primer orden». Vitoria «no va a tolerar este tipo de comportamientos», dijo.