Urtaran reivindica Vitoria como «una superciudad» que debe aprovechar su tirón industrial y logístico

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, junto a Andoni Ortuzar./Jordi Alemany
El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, junto a Andoni Ortuzar. / Jordi Alemany

El alcalde reconoce en un foro económico en Bilbao que ha pasado «cuatro años duros» al liderar un gobierno en minoría

Iosu Cueto
IOSU CUETO

Vitoria es «una superciudad», una urbe en la que «el tamaño no importa» porque tiene un nivel único de excelencia, de calidad de vida, de servicios y de oportunidades». Pero gestionar un futuro «ilusionante» exige estabilidad económica y potenciar al máximo la economía local de la mano de la industria, la innovación, la digitalización y la organización de eventos culturales y deportivos. El alcalde, Gorka Urtaran, ha reflexionado este miércoles sobre la legislatura que ahora termina y los retos que afronta el Ayuntamiento en el próximo mandato en el desayuno informativo del Fórum Europa Tribuna Euskadi, celebrado en Bilbao. El regidor jeltzale ha lanzado las claves de su modelo de ciudad a tres meses de las elecciones municipales en un encuentro en el que ha sido arropado por su equipo de concejales y por compañeros de partido como el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, el consejero de Salud, Jon Darpón, la consejera de Infraestructuras, Arantxa Tapia o el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto.

Urtaran ha realizado un discurso dividido en tres partes. En la primera ha incidido en la importancia de lograr «una necesaria estabilidad institucional» para afrontar proyectos importantes. El regidor vitoriano ha reconocido que algunos ciudadanos le achacan que es «un político plano», pero ha restado importancia a esas valoraciones antes de anunciar que no pretende cambiar. Vitoria, ha dicho, «no puede ser gobernada a golpe de tuit o en base a los despropósitos que el político de turno lanza para acaparar un titular. A mí ahí no me van a encontrar». Urtaran ha dicho que su «prioridad» ha sido «favorecer el clima de diálogo, entendimiento y acuerdo», lo que ha servido para incrementar el canon de capitalidad (acordado con el Gobierno vasco), proyectar la nueva estación de Alta Velocidad de Dato, la reforma del entorno del Memorial (con Madrid) o la reforma de Coronación (con Europa).

En este sentido, y tras asegurar que ha pasado cuatro años «políticamente duros y, personalmente, en algunos momentos muy duros», el alcalde de Vitoria ha reconocido que «en ocasiones me he visto arrastrado por las polémicas estériles del Ayuntamiento».

En segundo lugar, Urtaran ha incidido en la necesidad de apuntalar «el futuro económico» de la ciudad gracias al potencial logístico de la capital, su ubicación «estratégica» y el papel de empresas como Mercedes y Michelin. La industria «es el futuro» y al abordar esta cuestión ha respaldado a las firmas ante la polémica del diésel. «No podemos demonizar al sector de la automoción, primero por injusto y segundo por irresponsable. Los avances tecnológicos y la normativa Euro 6 hacen que un diésel contamine hoy un 90% menos que hace diez años. Este hecho no puede parar la necesaria transición energética. La apuesta por las energías renovables es innegable, pero el proceso de transición debe realizarse de forma acordada para que nuestra industria la aborde con garantías. Lo contrario sería empujar al abismo a nuestra economía».

Noticias relacionadas

En tercer lugar, el regidor se ha referido a Vitoria como «una superciudad», un concepto «que no me he inventado, porque está acuñado en Europa para urbes de tamaño medio que no son 'megaciudades' pero sí son importantes porque están bien planificadas, son sostenibles, están socialmente cohesionadas, tienen buenos servicios públicos y están bien comunicadas».

Aunque el líder jeltzale ha dicho que Vitoria «está mejor» que cuando llegó a la Alcaldía en 2015, «queda mucho por hacer». Urtaran se ha referido a la llegada de la Alta Velocidad, a la ampliación del tranvía o a la llegada del 'bus exprés', entre otros proyectos estratégicos. «Este año va a ser redondo», ha remachado.

En cuanto a su futuro profesional, y quizá en referencia a la trayectoria de su predecesor en el cargo, Javier Maroto, Urtaran ha dicho que «vivo en Vitoria desde que nací y así quiero que siga siendo por muchos años. En Gasteiz está mi familia, mis hijos, mi mujer, mis amigos… No aspiro a desarrollar carrera política o profesional fuera de mi ciudad. Mi origen y destino es Vitoria».

El acto ha sido presentado por Andoni Ortuzar, Presidente del Euzkadi Buru Batzar (EBB) del PNV, que ha recalcado «que tenemos un alcalde con buen temple, capacidad de acuerdo y que ni siquiera ha perdido la sonrisa en los momentos complicados».