Urtaran quiere dividir Betoño en dos parcelas y ampliar el abanico de usos para facilitar su venta

Panorámica de los campos de Betoño donde el Alavés aspiraba a levantar su ciudad deportiva. /Jesús Andrade
Panorámica de los campos de Betoño donde el Alavés aspiraba a levantar su ciudad deportiva. / Jesús Andrade

Impulsa otro cambio urbanístico dos meses después de que el Alavés renunciara a las instalaciones para su ciudad deportiva

Iosu Cueto
IOSU CUETO

Dividir Betoño en dos parcelas y recalificarlas para que puedan albergar usos adicionales al deportivo, entre ellos el universitario, lo que sería más jugoso para el sector privado. Este es, según ha podido saber EL CORREO, el nuevo cambio urbanístico en el que trabaja el Gabinete Urtaran para conseguir un comprador interesado en los antiguos campos de Michelin, de titularidad municipal. El movimiento llega después de que el Alavés renunciara en abril a levantar su anhelada ciudad deportiva en esos terrenos tras dos años de negociaciones con el Ayuntamiento. Al parecer, los 16,2 millones en los que el Consistorio tasó los suelos y la tramitación urbanística necesaria para liberarlos -que podría alargarse hasta un año y elevar su precio- provocaron el portazo del grupo liderado por Josean Querejeta. No obstante, es evidente que el Gobierno PNV-PSE sigue buscando fórmulas para vender los suelos. El tiempo dirá si la recalificación propuesta consigue despertar el interés del club albiazul, que barajaba ubicaciones alternativas como unos terrenos de Zurbano o la ampliación de Ibaia.

Hasta ahora, el Gobierno municipal había planteado que 99.591 metros cuadrados de Betoño clasificados como deportivos -el 96% del total- pudieran albergar los actuales campos de fútbol, pero también una facultad, una residencia juvenil o un centro de investigación. Una ampliación de usos que muchos vieron como un señuelo para el Alavés, que podría hacer allí su ciudad deportiva e incluso la sede de Euneiz (European University of Gasteiz), la universidad que impulsa el Baskonia para fusionar en Vitoria deporte y tecnología. No obstante, el cambio del Plan General -el documento urbanístico de mayor rango de Vitoria- podría alargarse un año y los terrenos «mejorarían su valor», advirtió la concejala de Urbanismo, Itziar Gonzalo. Es decir, que podrían elevar su precio, que ya había sido tasado en 16,2 millones. Este periódico publicó la contundente respuesta del Alavés el 22 de abril: la alternativa «era idónea pero no es posible por razones ajenas al club», zanjaron sus responsables. Además, aprovecharon para hacer un llamamiento a las instituciones para modernizar Mendizorroza y «generar nuevos recursos que revertirán en la Administración».

Reunión

Cuatro días después de que el Gobierno vasco, el Ayuntamiento y la Diputación sellaran el protocolo de financiación para reformar y ampliar el estadio del Paseo de Cervantes, el 18 de junio, el Gabinete Urtaran avanzó su nueva propuesta para Betoño. Lo hizo en el Consejo Asesor del Planeamiento, un foro municipal consultivo que analiza planes urbanísticos.

Las instalaciones de Betoño.
Las instalaciones de Betoño. / G. H.

La modificación que ahora propone el Gobierno da otra vuelta al proyecto y se resume en dos pasos. El primero, ampliar los límites de la parcela hacia la calle Elgeta, de modo que su superficie pase de 99.591 metros cuadrados a 102.115. Y el segundo y más importante, plantea dividir ese terren en dos, de modo que el Ayuntamiento obtenga una finca al norte de 80.950 metros cuadrados y otra al sur de 21.347.

En su contexto

16,2
millones de euros cuestan las instalaciones deportivas de Betoño, según la tasación del Departamento de Urbanismo del Ayuntamiento. Una cantidad que podría alterarse si se tienen en cuenta los cambios urbanísticos y la edificabilidad que el Consistorio quiere que incluir en esos terrenos.
Extensión
La superficie de Betoño alcanza los 103.909 metros cuadrados. En las instalaciones hay tres campos de fútbol de hierba natural; otro de hierba artificial con dos canchas transversales de fútbol 7; dos campos individuales de hierba artificial de Fútbol 7; un campo de hierba artificial cubierto de fútbol 7; y diez vestuarios colectivos y cuatro individuales.
2017
es el año en el que el Ayuntamiento aprobó un cambio de la calificación jurídica de Betoño y después tramitó una modificación del Plan General para ampliar los usos compatibles con los terrenos. Ese plan original ha sido modificado ahora, pero sigue sin estar aprobado
Propiedad municipal
El terreno de Betoño fue adquirido en su día por el Ayuntamiento a las empresas Echevarría Hermanos y Michelin, a las que se las había enajenado anteriormente, a partir de suelos patrimoniales de su propiedad.

La primera de ellas, en la que se encuentran los actuales campos de fútbol, sería calificada de 'equipamiento deportivo compatible con un uso sociocultural, educativo y universitario'. Y la segunda, que coincide con el triángulo sin edificar entre las calles Elgoibar y Paseo de los Humedales, sería considerada 'equipamiento genérico'. En la práctica, esta nueva clasificación abre la puerta a instalar un amplio abanico de proyectos -deportivos, universitarios, educativos, sanitarios, asistenciales, culturales-asociativos, de administración, alojamientos dotacionales e incluso religiosos y de defensa del Estado-. Es decir, todas las opciones dentro del uso de equipamiento excepto la de espectáculos.

Otra de las cuestiones a tener en cuenta por los posibles interesados es que la primera parcela, la más cercana a los humedales y de uso deportivo, será mucho más amplia pero tendrá una edificabilidad menor -72.855 metros- que la más próxima a los pabellones industriales -26.683 metros edificables-.

El Gabinete Urtaran, que gobierna en minoría, necesitará el respaldo de al menos uno de los principales grupos de la oposición -el PP o EH Bildu- para aprobar este plan. Además, sobre el proyecto planean otras dos incógnitas: el precio de cada una de las dos parcelas resultantes y si el Ayuntamiento estaría dispuesto a sacar ambas a la venta en un mismo paquete.

Mantenimiento

Es evidente que el Gabinete Urtaran quiere desprenderse de Betoño. El alcalde ha reconocido en varias ocasiones que esos terrenos tienen un alto coste de mantenimiento y que su venta serviría para mejorar otros equipamientos de fútbol de la ciudad. Una cuestión que empieza a quemar en la Casa Consitorial, ya que el Gobierno se ha comprometido a reformar varios campos de fútbol tras el anuncio de los clubes alaveses de preparar un plante unánime para la próxima campaña.

Las claves

Áreas
La primera parcela, más cercana a los humedales, mediría 80.950 metros y la segunda, 21.347
Opciones
El terreno más pequeño podría albergar todo tipo de equipamientos, excepto de espectáculos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos