Urkullu asigna a Vitoria 10 millones por el canon de capitalidad

El lehendakari saluda al alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran./Blanca Castillo
El lehendakari saluda al alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran. / Blanca Castillo

Urtaran podrá planificar inversiones con la aportación anual, que el Ejecutivo de Lakua duplicó a partir de 2017

Iosu Cueto
IOSU CUETO

El bonus de la capitalidad volverá a aliviar las cuentas municipales. El Gobierno vasco aprobó ayer aportar 10 millones de euros a Vitoria por ser «sede de las instituciones comunes de Euskadi». Se trata de la tercera vez consecutiva que el Ayuntamiento recibe la misma cantidad por este concepto, que Iñigo Urkullu decidió duplicar a partir de 2017 y que consta como una «subvención directa». El lehendakari prometió entonces que el ingreso volverá a repetirse hasta, como mínimo, 2020. Es decir, durante toda la legislatura autonómica.

La inversión está incluida en el Plan Estratégico de Subvenciones del Departamento de Gobernanza Pública y Autogobierno para 2019, un documento de trabajo donde el denominado canon de capitalidad figura como la asignación más relevante. Gracias a este montante, el Gabinete Urtaran podrá realizar «inversiones en equipamiento, de mantenimiento o rehabilitación, y costear los gastos ocasionados por ser la sede de las instituciones comunes de Euskadi», tal y como indica el acuerdo. El Gobierno local deberá concretar ahora a qué destina la millonaria retribución, aunque sus portavoces calculan que servirá para hacer algunas reformas -entre ellas las vinculadas al programa de participación Mejorando Vitoria-Gasteiz Hobetuz- y mantener «infraestructuras públicas esenciales», como el alumbrado o el servicio de Tuvisa.

El canon de capitalidad fue concedido por primera vez en 2012, con Patxi López como lehendakari. Cuando el PNV recuperó el Gobierno vasco, Urkullu se reunió con el por entonces alcalde, Javier Maroto, y blindó el acuerdo entre 2013 y 2016, siempre a razón de 5 millones por año. Durante la campaña electoral autonómica de 2016, el lehendakari dijo que si seguía en el cargo duplicaría la asignación en 2017, 2018, 2019 y 2020. Tras retener la makila, firmó con Gorka Urtaran el segundo convenio, todavía vigente.