El traficante de hachís que se refugió en el parque de Salburua elude el cerco policial

Ertzainas se preparan para una de las batidas a pie en el humedal de Salburua. /Igor Aizpuru
Ertzainas se preparan para una de las batidas a pie en el humedal de Salburua. / Igor Aizpuru

La Ertzaintza centra sus esfuerzos en su entorno, que le habría dado cobijo. Trajo a Vitoria 15 kilos de hachís, ya a buen recaudo en la comisaría de Portal de Foronda

David González
DAVID GONZÁLEZVitoria

Se le buscó por tierra, mar –agua, mejor dicho– y aire. El humedal de Salburua, como la noche del lunes, registró este martes un movimiento inusitado. Lo sobrevoló un helicóptero de la Ertzaintza, perros de olfato infalible de la unidad canina y agentes a pie peinaron cada palmo de este descomunal enclave 'green'. También acudieron efectivos de la unidad de rescate con sus neoprenos, listos para internarse en las balsas de agua. Sin embargo, su objetivo –un presunto traficante de hachís, como desveló en exclusiva EL CORREO– no apareció. Había logrado esquivar el cerco policial.

Ante esta evidencia, la Ertzaintza decidió abrir el abanico de posibilidades respecto al hipotético paradero de este hombre, sorprendido la tarde del lunes cerca de la rotonda de América Latina cuando transportaba en su coche alrededor de 15 kilogramos de hachísperfectamente empaquetados. Supuestamente los traía desde Madrid.

Eludió el intento de arresto, aceleró a fondo, protagonizó un amago de accidente y acabó abandonando el turismo de alta gama junto a la entrada principal del parque de Salburua, la de las letras gigantes con el nombre del barrio.

Presuntamente se internó en la campa, ya en completa oscuridad, con una bolsa que contenía la droga y que, según relataron testigos a la Ertzaintza, posteriormente dejó en una balsa de agua. Tanto el hachís como el vehículo están a buen recaudo en la comisaría de Portal de Foronda. El alijo incautado tendría un valor aproximado de «alrededor de 40.000 euros».

No obstante, todavía no le habían prendido. Este hombre a la fuga sorteó el dispositivo diseñado por la jefatura de la comisaría de Portal de Foronda para sellar el humedal de Salburua y poco más se sabe.

De hecho, desde la mañana del martes, agentes especializados ya trabajaban en otras vías de investigación. Se teme que alguien de su entorno pudo desplazarse en automóvil a algún punto del vasto parque, con más de doce kilómetros de perímetro, recogerle y desaparecer sin dejar rastro.

Otras vías

De hecho, deslizan fuentes policiales, se trabaja en el entorno del sospechoso. Buscan algún indicio que contribuya a su captura. De ahí que hoy, en principio, no se reproducirá en Salburua el espectacular despliegue de la noche del lunes y de ayer, seguido con enorme expectación en este barrio.

Coches patrulla de la Ertzaintza en una de las entradas principales al parque de Salburua.
Coches patrulla de la Ertzaintza en una de las entradas principales al parque de Salburua. / Igor Aizpuru

Durante la noche del lunes y la madrugada de ayer, también contribuyeron los bomberos de Vitoria con una cámara térmica. La Brigada Móvil alumbró la explanada principal mediante un potente equipo electrógeno traído desde Bizkaia en un Hummer, un modelo de 4x4.

La Policía Local puso su granito de arena con varias patrullas dispuestas en los alrededores de este área verde.

El operativo para dar con este hombre, del que se sospecha que estaría domiciliado en un piso de Adurza, continúa abierto. La búsqueda, más discreta eso sí, se ha ampliado «por otros puntos de la ciudad y de la provincia».

Se trabaja asimismo en varias pistas aportadas por testigos de su frenética huida y de su entrada en el parque de Salburua. No se ha descuidado la búsqueda de huellas dactilares comprometedoras, tanto en el vehículo como en los paquetes de droga requisados por los efectivos de la Policía autonómica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos