Trabajadores de Emergencias piden otra UVI móvil para Álava con base en Nanclares

Una UVI móvil en el centro de Vitoria. /javier mingueza
Una UVI móvil en el centro de Vitoria. / javier mingueza

Vitoria tiene sólo una y la de Llodio trabaja al 80% para Bizkaia, dotación que ESK ve «insuficiente»

Rosa Cancho
ROSA CANCHO

Los trabajadores de Emergencias de Osakidetza insisten en que la dotación de UVIs móviles, las ambulancias medicalizadas que atienden los casos más complejos, es «totalmente insuficiente» en Álava. Pese a sus constantes reclamaciones a la dirección del Servicio Vasco de Salud, a sus comparecencias en el Parlamento y al incremento de necesidades, nada se ha movido. Los delegados de ESK Emergentziak se reafirman en la necesidad de que el territorio cuente con otra UVI móvil más con base en Nanclares de la Oca, en el recién creado parque de bomberos, que dé servicio a la capital y al sur del territorio. Es una petición compartida con el Ayuntamiento de Iruña. Creen que esto mejoraría la respuesta y garantizaría tiempos de llegada «inferiores a 15 minutos en las situaciones más críticas».

En la actualidad, Vitoria, con 240.000, habitantes cuenta con una sola ambulancia medicalizada. La segunda tiene base en Llodio y en el «80% o 90% de los casos atiende urgencias de Bizkaia», aseguran Antton Altamirano y Pilar Corraleño, delegados sindicales y trabajadores de Emergencias. «Es imposible abarcar tanto territorio cuando la de Llodio trabaja sobre todo en Bizkaia», subrayan.

Si una de estas dos ambulancias tiene que realizar un traslado entre hospitales queda fuera de servicio durante varias horas, lo que complica la situación, agregan. Citan además la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de procurar que exista una UVI móvil por cada 120.000 habitantes para reafirmarse en su demanda. Además de pedir un equipo más para Álava reclaman que se recupere la ambulacia para traslados entre hospitales con base en Vitoria que se suprimió hace ya once años.

Cambiar el modelo

Emergencias Osakidetza, recuerdan, abarca las UVIs móviles, el helicóptero, los centros de coordinación y la plataforma de consejo sanitario telefónico. «Pero también se incluye toda la red privada de ambulancias con enfermería(dos en Álava) y las de soporte vital básico (once) y los puntos de atención continuada». ESK cree que es el momento de cambiar el modelo de organización y de integrar en la red pública las ambulancias que ahora trabajan para la privada. Pero además propone contar con centros de coordinación propios desvinculados de Interior y exige la renovación y adquisición de materiales, así como formar a los profesionales para poder atender lo que denominan 'NRBQ' (incidentes nucleares, radiológicos, biológicos y químicos).