El tiempo

El pronóstico: unos meses cálidos y con lluvias dentro de lo normal

Esta estación es, junto con el otoño, la que más precipitaciones deja en Euskadi. /Jesús Andrade
Esta estación es, junto con el otoño, la que más precipitaciones deja en Euskadi. / Jesús Andrade

La primavera registrará una media superior a los 14 grados en el litoral, 12 en el interior, y precipitaciones abundantes aunque propias de esta época del año

OLATZ HERNÁNDEZ

Las últimas lluvias no han borrado la sensación de que Álava vive una primavera adelantada. Hace ya varias semanas que el sol, los termómetros y el polen indican que hemos cambiado de estación. Solo falta que se haga oficial este jueves. El invierno dice adiós dejando a su paso algunas heladas, varias borrascas, pero, sobre todo, sol y temperaturas cálidas. Y parece que la primavera seguirá ese mismo camino, con temperaturas superiores a lo habitual, aunque con abundantes lluvias.

Este jueves, la primavera se estrenará con nubes y claros, 15 grados de máxima y ligeras lluvias. El viernes y el sábado el mercurio alcanzará los 20 y 23 grados, mientras que las mínimas seguirán siendo bajas de unos 2 o 4 grados. El sábado empezará a soplar el viento de componente norte y dejará lluvias entre el domingo y el lunes.

Es lo que predice la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que entre los días 25 y 30 de cada mes realiza una predicción meteorológica trimestral. Los modelos elaboran cálculos que después comparan con un periodo de referencia, en este caso entre los años 1981 y 2010. Según los datos, marzo, abril y mayo serán meses con temperaturas superiores a lo habitual para esta época del año. En la costa vasca se registrarán más de 14 grados de media y en Álavael mercurio superará los 12,9 grados.

Más días de lluvia

En cuanto a las lluvias, se mantendrán dentro de la media, aunque cabe recordar que la primavera y el otoño son los periodos con mayores precipitaciones en Euskadi, superando los 200 litros por metro cuadrado. Esta primavera, el agua llegará, sobre todo en abril y mayo y, en menor medida, en junio. Las lluvias no serán abundantes en cantidad, pero sí se prolongarán en el tiempo, con precipitaciones que durarán días.

A pesar de los cielos nublados, la primavera será mucho menos oscura que el invierno, ya que habrá más horas de luz. Todavía en las dos primeras semanas de abril puede que pase por Euskadi alguna masa polar, que traiga nieve y heladas al interior. Aunque es complicado saber a ciencia cierta cómo se comportará la primavera, ya que como advierten los meteorólogos, es junto al otoño la estación más difícil de pronosticar.