Hallan el cuerpo sin vida del vecino de Labastida desaparecido desde Nochebuena

El cuerpo sin vida de Goizalde Martínez ha sido localizado este viernes./E. C y DYA Bizkaia
El cuerpo sin vida de Goizalde Martínez ha sido localizado este viernes. / E. C y DYA Bizkaia

Se trata de un hombre de 37 años del que no se tenían noticias desde el 24 de diciembre

NURIA NUÑO | JORGE BARBÓ

Miembros del dispositivo de búsqueda han localizado alrededor de las 12.30 horas de este viernes el cuerpo sin vida de Goizalde Martínez, vecino de Labastida, de 37 años, que permanecía en paradero desconocido desde el pasado 24 de diciembre, día de Nochebuena. El cadáver ha aparecido en la zona de Loza, un concejo perteneciente al municipio alavés de Peñacerrada, área en la que se había concentrado la búsqueda.

La Ertzaintza, diversos servicios de emergencia y un nutrido grupo de voluntarios buscaban al hombre desde este jueves. Fuentes del Departamento vasco de Seguridad han explicado a EL CORREO que la búsqueda comenzó después de que se interpusiera una denuncia por su desaparición. El operativo de búsqueda, que se había reanudado a las 8.00 horas de este viernes, se había centrado en el municipio alavés de Peñacerrada porque allí es donde se había localizado su vehículo, una furgoneta, y algunas de sus pertenencias. Su teléfono móvil apareció en el monte este jueves por la tarde, en Rivas de Tereso, perteneciente a La Rioja.

Uno de los grupos de rescate que participaban en las labores de rastreo ha sido el que ha localizado el cadáver; que se ha encontrado en Peñacerrada, en la zona acotada para la búsqueda. Fuentes del Departamento de Seguridad han explicado que el cuerpo sin vida de este hombre, de 37 años, no presenta signos de violencia. Estaba en un área cercana al lugar donde se había encontrado la furgoneta, que tenía una rueda reventada.

Voluntarios llegados desde Labastida

Un técnico de Emergencias de la Ertzaintza ha sido el encargado de coordinar el dispositivo de rastreo. Vecinos de Labastida, localidad riojanoalavesa donde residía, habían solicitado a través de las redes sociales la colaboración ciudadana para localizarle. «Pedimos cualquier ayuda», indicaban.

Desde las 7.30 horas de este viernes, amigos y vecinos de Goizalde, organizados en batidas, se habían desplazado también desde Labastida hasta las inmediaciones de Pipaón para colaborar en las tareas de búsqueda. «Todo el pueblo está volcado», subrayaba Laura Pérez-Borinaga, alcaldesa del municipio riojanoalavés, en conversación con este periódico, antes de conocer la fatal noticia.

Además de miembros de la Unidad de Vigilancia y Rescate de la Ertzaintza, en el operativo de búsqueda han tomado también parte un guarda forestal, Bomberos de Álava, el Equipo de Respuesta Inmediata de Búsqueda y Salvamento Terrestre de Cruz Roja y el Grupo Especial de Rescate de DYA; así como una unidad de perros de rescate de Elorrio.

El helicóptero de la Ertzaintza, sin embargo, no se había podido movilizar «por las circunstancias meteorológicas adversas», puesto que una densa niebla cubría la zona de búsqueda.