Santiago Arcediano describe las «obras maestras» del museo de Bellas Artes de Álava